Público
Público

El servicio paquistaní de inteligencia ayuda a los talibanes, según un informe

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El servicio paquistaní de inteligencia (ISI) financia, entrena y da refugio a los talibanes en un grado mucho mayor de lo que se sospechaba hasta ahora, según se afirma en un informe de la London School of Economics (LSE) difundido hoy.

El informe indica que hay "pruebas concretas" que sugieren que el apoyo a los talibanes que operan entre Afganistán y Pakistán es "la política oficial" de la agencia paquistaní de inteligencia.

El ISI no sólo financia y entrena a los talibanes de Afganistán, que se enfrentan a las tropas internacionales desplegadas en ese país, sino que tiene una representación oficial en el consejo que reúne a los principales dirigentes de este movimiento.

Este trabajo también asegura que el presidente de Pakistán, Asif Ali Zardari, junto a un alto cargo del ISI, se entrevistó a principios de este año con la dirección talibán, a la que supuestamente habría prometido ayuda para sus operaciones militares.

"Esto sugiere que esta política cuenta con la aprobación al más alto nivel del Gobierno civil de Pakistán", dice el informe, que argumenta que la razón detrás de esta colaboración es socavar la influencia en Afganistán de India, su adversario histórico.

Según Matt Waldman, principal responsable de la investigación, "la aparente duplicidad del Gobierno de Pakistán, y la constatación de este hecho por parte de la opinión pública y la clase política estadounidense, podría tener un enorme impacto geopolítico".

Waldman, profesor de la Universidad de Harvard, basó sus conclusiones en las entrevistas que mantuvo en los últimos meses con nueve de los principales dirigentes talibanes y con responsables de la inteligencia afgana y de varios países occidentales.

"Sin un cambio en el comportamiento de Pakistán -argumentó- será difícil, sino imposible, que las fuerzas internacionales y el Gobierno afgano puedan hacer progresos contra los insurgentes".

El informe, calificado de "basura" por el Gobierno paquistaní, se da a conocer al término de una de las semanas más negativas para las fuerzas aliadas en Afganistán, que registraron 21 bajas.

El año pasado, responsables militares estadounidenses ya manifestaron tener indicios de que el ISI apoyaba a los talibanes y a Al Qaeda, y pidieron el cese de esta colaboración.

Sin embargo, los Gobiernos occidentales han rechazado hablar públicamente de este tema por temor a dañar la relación con Pakistán, un país crucial para la estabilidad en esa zona de Asia y para la lucha internacional contra el terrorismo.