Publicado: 18.06.2014 11:14 |Actualizado: 18.06.2014 11:14

Los Servicios Sociales pierden 57.000 empleos en tres años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En el sector de los Servicios Sociales todo son paradojas. La primera es que a pesar de que cada vez más personas solicitan este tipo de prestaciones debido a la crisis, en los tres últimos años se han destruido 56.700 empleos en este ámbito. Esto supone una caída del 11,7%, seis puntos más que la pérdida de puestos de trabajo en todo el sector Servicios (5,2%) y casi tres más que la del conjunto de la economía (9%).

La segunda paradoja es que a pesar de ser un sector con un alto nivel de cualificación, también cosecha un alto nivel en temporalidad (un 27%, tres puntos por encima de la media) y en parcialidad (un 26,9%, casi diez puntos por encima del conjunto de la economía). Además, el salario mínimo (16.000 euros brutos anuales) es un 28% inferior al de la media (23.000).

Son algunas de las conclusiones del informe El impacto de la crisis en la destrucción de empleo en el Sector de Servicios Sociales (2011-2013), elaborado por Comisiones Obreras (CCOO) y presentado este miércoles en Madrid. A pesar del golpe recibido, Rosana Costa, responsable del Sector de Intervención Social de la FSC-CCOO, ha advertido de que los recortes aún "no han tocado fondo" y que la destrucción de empleo seguirá aumentando debido, por ejemplo, a medidas como la reforma de la Adminsitración Local que, en su opinión, dejará las competencias de las administraciones locales en "términos residuales".

"La reforma está orientada hacia un cambio en el modelo de bienestar, pasaremos de un Estado protector a uno cuya atención será residual, centrada únicamente en las emergencias", ha explicado Costa. De hecho, España ya se encuentra en este camino. El gasto social en relación al total del gasto público en nuestro país es un 4,5% menor que el de Italia, un 7,5% menor que el de Francia y un11% menor que el de Alemania.

Además, la destrucción de empleo en los Servicios Sociales se ha cebado especialmente con los jóvenes —casi la mitad de los despedidos (28.406) tenía menos de 30 años— y con las mujeres dada la feminización del sector. El 85% del empleo destruido estaba ocupado por mujeres (48.300), que cubren el 87,2% de los puestos de trabajo.

Por último, y junto con la destrucción de empleo, se da otra paradoja: en estos años de crisis se han creado 319 nuevas empresas (pequeñas y medianas) de servicios sociales. Por otra parte, la privatización de los servicios ha aumentado un punto en 2014 (78%) con respecto a 2010.