Público
Público

Seúl espera que las conversaciones militares mejoren la relación con Pyongyang

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer ministro de Corea del Sur, Han Seung-soo, dijo hoy que espera que las posibles conversaciones militares con Corea del Norte ayuden a mejorar la relación entre ambos países, deteriorada durante los últimos meses, según Yonhap.

Corea del Norte propuso el viernes por la noche a Corea del Sur que se celebren conversaciones militares la próxima semana para la "implementación de acuerdos ya logrados", según dijo el Ministerio de Defensa surcoreano.

De llevarse a cabo, sería la primera vez que se celebren conversaciones intercoreanas oficiales desde que es presidente de Corea del Sur el conservador Lee Myung-bak, considerado severo en sus posiciones hacia Corea del Norte.

"Espero que Corea del Norte acuda a las conversaciones con buenas intenciones", dijo Han citado por Yonhap.

"No se de qué se hablará, pero espero que se convierta en el punto de partida para la mejora de las relaciones intercoreanas en el futuro", añadió.

La repentina propuesta de Corea del Norte se produce cuando el régimen comunista está incrementado la presión para una posible reanudación de su programa nuclear.

El pasado miércoles el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) anunció que Corea del Norte ha retirado todos los precintos de la ONU de la instalación de Yongbyon, su principal reactor nuclear, para introducir en un período de una semana material nuclear.

Unos días antes, Corea del Norte aseguró públicamente que ya ha comenzado los trabajos para reactivar el reactor de Yongbyon, después del desmantelamiento iniciado en noviembre de 2007, y que desiste de que Estados Unidos lo retire de la lista de países que patrocinan el terrorismo.

En la actualidad está paralizado el proceso de desnuclearización regido por las conversaciones a seis bandas (las dos Coreas, Japón, Estados Unidos, China y Rusia) y se desconoce la situación de liderazgo en el único régimen estalinista con poder nuclear.

El líder norcoreano, Kim Jong-il, no ha sido visto en público desde el 14 de agosto y el pasado 9 de septiembre no acudió al vistoso desfile con el que se celebró el 60 aniversario de la fundación de su país.