Público
Público

Sexo, drogas, rock and roll y psicoanálisis

Hanif Kureishi publica 'Algo que contarte', una novela ambiciosa, polifónica y adictiva

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'En los libros encontrarás personajes que son como tú. Pero nunca te encontrarás a ti mismo en un libro a no ser que lo escribas tú mismo', le dice a Jamal Khan uno de los personajes de Algo que contarte (Anagrama/Empúries), la última novela de Hanif Kureishi. Durante el proceso de escritura el autor de Mi hermosa lavandería siempre se pregunta si ha aprendido algo. 'Cuando empiezo una obra nueva quiero que sea un ejercicio difícil, desconocido y peligroso, y este lo ha sido. Pero al hacerme mayor me doy cuenta que cada vez sé menos cosas, que no tengo nada que transmitir, excepto los malentendidos de mis obras', argumentó.

En Algo que contarte Kureishi construye una historia alrededor de tres personajes que se complementen y protagonizan una espiral de recuerdos, deseos, sexo, placer, música y política. Desde el presente, el psicoanalista Jamal Khan cuenta la historia. A través de sus reminiscencias el lector deambula por las vidas de Jamal, su hermana Miriam y su amigo Henry; pero también por la historia colectiva de los últimos treinta años de Inglaterra.

'Espero que esta novela irrite y levante quejas. Sino sentiré que he fracasado', afirmó Kureishi para zanjar el tema de las acusaciones de manipulación que le han lanzado algunos familiares y conocidos. 'Los escritores tienen un oficio peligroso que molesta a otras personas. El hecho de que alguien hable sin parapetos siempre ha molestado. El grado de irritación que provoca una obra de arte calibra su valor', argumentó.

La comunicación entre las personas y los conflictos que genera, es uno de los temas recurrentes en la literatura de este autor de origen pakistaní. El psicoanálisis es una herramienta que le interesa. 'Freud apuntó que en la cultura occidental existe una forma de terapia que consiste en leer a Sófocles, Shakespeare o Dostoievski', recordó antes de añadir que 'es a través de la literatura que podemos comprender nuestra infancia, la soledad o el matrimonio'.

Todo lo que cuenta Kureishi lo saca de las experiencias del mundo real, incluyendo las suyas. Quizás por eso, al acto de escribir lo llama 'leer en voz alta'.