Publicado: 07.01.2014 09:18 |Actualizado: 07.01.2014 09:18

'Sherlock' regresa para explicar cómo sobrevivió, ¿o no?

La tercera temporada de la serie arranca con una incógnita por encima del resto, ¿cómo es posible que el detective sobreviviese a su suicidio de hace dos años? La respuesta llega a partir de hoy a España, con m&aacu

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Sherlock Holmes ha vuelto. El 1 de enero lo hizo en Gran Bretaña reuniendo a más de nueve millones de espectadores frente al televisor y hoy lo hará en España (a partir de las 22.30 horas en TNT). Regresa la popular y exitosa serie de la BBC con un sinfín de preguntas a las que responder. La primera y más importante de todas, ¿cómo consiguió engañar Sherlock (Benedict Cumberbatch) a todos y salir vivo de su suicidio ficticio? "Sólo un truco de magia", decía antes de saltar al cariacontecido Watson. Sí, un truco, pero ¿cuál?

Así acababa la segunda temporada de Sherlock. Por todo lo alto. Moriarty (Andrew Scott) parecía haberle ganado la batalla al detective creado sobre el papel por Arthur Conan Doyle. La némesis de Sherlock se dispara en la cabeza tras ensuciar el nombre de su rival intelectual y dejándole como única solución para salvar a tres de sus amigos, Watson (Martin Freeman), Lestrade (Rupert Grave) y la señora Hudson (Una Stubbs), el lanzarse de la azotea en la que están. Si sus secuaces no le ven saltar, apretarán el gatillo. A Sherlock no le quedó otra y lo hace.

Steven Moffat y Mark Gatiss, creadores y guionistas de la serie, podrían haber puesto ahí el punto y final a la segunda temporada, pero, en un alarde genial de marketing terminaron con Watson pidiéndole un último milagro a su amigo delante de su tumba. Le imploraba que no estuviese muerto al tiempo que la cámara abría el plano y se veía al mismísimo Sherlock de pie, parapetado tras un árbol, contemplando su propia lápida. No era una aparición. Holmes estaba vivo. ¿Cómo es posible?

Ha sido una larga espera de dos años acrecentada por la complicada agenda de sus dos protagonistas principales, Benedict Cumberbatch y Martin Freeman, que no han parado de trabajar desde que alcanzasen el éxito con la primera temporada de Sherlock. Dos años en los que muchos han sido los fans de la serie que se han aventurado a adelantar complicadas (y algunas rocambolescas) teorías sobre cómo podría haber sobrevivido Sherlock a la caída al vacío. En muchas de ellas el personaje de Molly tenía algo que ver. Después de todo, ella no estaba en el punto de mira de Moriarty. Y algo de eso hay en este primer episodio. De teorías de los fans.

Pese a ser la incógnita más importante y la pregunta que todos se hacen, en realidad hay mucho más que esperar de esta nueva temporada. Es más, no sería descabellado pensar que Moffat y Gatiss decidan apostar por no dar una respuesta nunca alimentando así más ese nido de especulaciones que tanto juego da dentro y fuera de la ficción. Sí la tendrán, seguro, otras como ¿qué ha estado haciendo Sherlock estos dos años? ¿Cómo ha seguido la vida para el resto de personajes? ¿Cómo se presentará ante Watson y cómo recibirá este la noticia? O, ¿por qué ha vuelto?

Preguntas y más preguntas que hallarán respuesta en El coche funerario vacío esta misma noche. O, al menos, la gran mayoría. Aún así, es mejor que cada uno descubra por sí mismo cuáles son viendo el esperado episodio y no leyendo acerca de él. Lo que sí se puede decir sin temor a adelantar más de la cuenta es que Sherlock vuelve porque Londres le necesita. Moriarty está fuera de juego desde hace dos años, pero el mal no descansa y una red terrorista amenaza la capital británica. Ese regreso tiene algo de la historia de Guy Fawkes. Remember, remember, the 5th of November, que rezaban las viñetas de V de Vendetta (Alan Moore).

Sherlock vuelve con el mismo humor de siempre, aunque quizás en este arranque de temporada haya algo más de drama por aquello del luto al que el detective condenó a sus más allegados. La relación entre los dos protagonistas se presume aún más complicada que antaño por culpa de la decisión de Holmes de fingir su muerte sin avisar a su colega, que lleva demasiado tiempo llevando llorándole. Y, por otro lado, habrá nuevos personajes que prometen dar mucho juego. Entre ellos, la novia y prometida de Watson, Mary, a la que interpreta Amanda Abbington y el novio de Molly Hooper (Louise Brealey).

Mención a parte merece el villano que Gatiss y Moffat han tenido que encontrar para su Sherlock, un adversario a la altura del intelecto del detective tras la desaparición de su némesis Moriarty. En la página oficial de la serie en Facebook lo han presentado como Charles Augustus Magnussen, un personaje nacido de una de las historias cortas protagonizadas por el inquilino del 221b de Baker Street y que volvió a aparecer en El regreso de Sherlock Holmes. El actor elegido para darle vida ha sido Lars Mikkelsen y se le puede ver mínimamente en el tráiler del tercer episodio.

 

A El coche funerario vacío, arranque de la temporada, le seguirán El signo de los cuatro y Su último voto. Tres capítulos autoconclusivos aunque con una trama común que los recorre a los tres y con una duración de noventa minutos. Los guiones de cada uno de ellos han corrido a cargo de Mark Gatiss, Steven Moffat y Stephen Thompson. Para abrir boca, hace diez días la BBC colgaba un miniepisodio titulado Many Happy Returns en el que uno de los policías que vapuleó la reputación de Sherlock intenta convencer a Lestrade de que el detective sigue vivo y planea su regreso a Londres.