Público
Público

Sheva regresa al escenario en el que se hizo un nombre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Era una prometedor delantero ucraniano que acaba de cumplir 21 años, pero aquel día se hizo definitivamente un nombre en el concierto futbolístico mundial: el 5 de noviembre de 1997, Andrei Shevchenko (Dvirkivschyna, 29/09/1976) le hizo un 'hat trick' al Barça de Louis van Gaal, nada menos que en la Liga de Campeones y en un escenario como el Camp Nou.

El conjunto azulgrana, plagado de bajas y con un banquillo de circunstancias en el que comparecía un jovencísimo Carles Puyol, acabó perdiendo aquel partido por 0-4 y diciendo adiós a cualquier posibilidad de meterse en los cuartos de final de la competición.

Hasta ese día, ningún equipo le había endosado al Barça cuatro goles en su propia casa en la Copa de Europa y, por supuesto, ningún jugador le había hecho a domicilio un 'hat trick' en la máxima competición continental.

Sin embargo, aquel Dinamo de Kiev ya había avisado a los catalanes en el partido de la primera vuelta con otro 3-0 sin paliativos en una fría tarde ucraniana en la que el joven Shevchenko curiosamente no 'mojó'.

'Sheva' explotó dos semana más tarde, ya en Barcelona, con dos tantos de cabeza -en los que contó con la inestimable colaboración de un desafortunado Vitor Baía, que pese a estar aún renqueante de una lesión sustituyó al sancionado Ruud Hesp en la portería- y otro gol de penalti. Su compañero Rebrov, que inauguró el marcador en el Olímpico de Kiev, cerró la cuenta en el Camp Nou en la segunda parte.

La temporada siguiente, el Dinamo de Shevchenko alcanzó las semifinales de la Liga de Campeones por primera vez en su historia y el delantero acabó en el Milán, donde vivió sus mejores años con la conquista de la 'Champions' en 2003 (primer jugador ucraniano en lograrla) el 'scudetto' en la 2003-04 y el Balón de Oro en 2004.

Con los 'rossoneri', el internacional ucraniano visitó el Camp Nou en otras tres ocasiones, aunque sólo pudo marcar en una de ellas: fue la temporada 2004-05, en la fase de grupos de la Liga de Campeones, una tarde en la que Eto'o y Ronaldinho -con una sensacional acción individual en el último minuto- dieron la vuelta al partido (2-1) después de que Shevchenko adelantara a su equipo en la primera mitad.

Cuatro años antes, también la fase de grupos, Sheva había visitado por primera vez el estadio azulgrana como jugador milanista. Su debut se saldó con victoria italiana (0-2), pero los goles los hicieron sus compañeros Coco y Bierhoff.

En la campaña siguiente, Milán y Barça se midieron en las semifinales de la Liga de Campeones. En la vuelta, disputada en el Camp Nou, el conjunto azulgrana tenía que hacer valer el 0-1 logrado en San Siro, y no lo hubiera logrado si el árbitro no hubiera anulado por una inexistente falta a Puyol un tremendo testarazo de Shevchenko que acabó besando la red.

Ni en la temporada 2006-07 ni en la 2008-09 jugó Sheva en el Camp Nou, pese a que su nuevo equipo, el Chelsea, se midió al Barcelona en la fase de grupos y en la semifinales de Champions, respectivamente.

La de mañana sería, por tanto, la quinta visita del punta ucraniano al estadio azulgrana, segunda con el Dinamo de Kiev, al que ha regresado en el ocaso de su carrera. Dependerá de cómo evolucione en las próximas horas de la fractura de nariz (le tuvieron que poner seis puntos de sutura) que sufrió durante el partido del pasado viernes ante el Zorya Lugansk.

Si finalmente puede jugar, Shevchenko tendrá la oportunidad de aumentar su cuenta ante el Barcelona, al que le ha marcado, además de los cuatro goles mencionados a domicilio, un quinto tanto, jugando con el Milán en San Siro (1-0), en la Liga de Campeones 2004-05.