Público
Público

¿Siente dolor? La computadora podría ayudar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Julie Steenhuysen

¿Puede una computadora detectar cuandohay dolor? Puede, si la entrenas, dijeron investigadoresestadounidenses.

Un equipo de la Stanford University en California utilizósoftware de aprendizaje para clasificar datos generados porescáneres cerebrales y detectar cuándo las personas tienendolor.

"La pregunta que estábamos tratando de responder era sipodemos usar (técnicas de) neuroimagen para detectarobjetivamente si una persona está en estado de dolor o no. Larespuesta fue 'sí'", dijo el doctor Sean Mackey de la Escuelade Medicina de la Stanford University.

El estudio fue publicado en la revista PLoS One.

Actualmente los médicos confían en los pacientes paradecirles si tienen dolor. Y esa sigue siendo la regla de oropara evaluar el dolor, dijo Mackey.

Pero algunos pacientes, los muy jóvenes, los muy viejos,los que tienen demencia o quienes están inconscientes, nopueden decir si tienen dolor, y eso ha llevado a una largabúsqueda de una manera de medir el dolor objetivamente.

"Las personas han estado buscando un detector de dolordurante mucho tiempo", dijo Mackey. "Estamos esperanzados enpoder usar eventualmente esta tecnología para una mejordetección y tratamiento del dolor crónico", agregó.

Para el estudio, el equipo de Mackey usó una máquina devectores de soporte, un algoritmo de aprendizaje inventado en1995, para clasificar patrones de actividad del cerebro ydeterminar si alguien está experimentando dolor o no.

Para entrenar la computadora, ocho voluntarios sesometieron a escáneres cerebrales mientras eran tocados primeropor un objeto que estaba caliente y luego por otro que estabatan caliente que era doloroso.

La computadora usó datos para que estos escáneresreconozcan diferentes patrones de actividad cerebral queocurren cuando una persona está detectando calor, y cuálesdetectan el dolor.

En las pruebas realizadas la computadora tuvo una precisiónde más del 80 por ciento al detectar qué escaneos del cerebropertenecían a personas con dolor y fue igual de certero paradescartar a quienes no tenían dolor.

Mackey advirtió que el estudio se realizó en un ambiente delaboratorio muy controlado y no evaluó las diferencias entredolor crónico o agudo.

Más de 100 millones de estadounidenses sufren dolor crónicoy tratarlos cuesta alrededor de 600.000 millones de dólarescada año en gastos médicos y pérdida de productividad, dijo elInstituto de Medicina, perteneciente a la Academia Nacional deCiencia, en junio.