Público
Público

Siete bancos europeos suspenden la prueba de solvencia

El griego ATEbank y el alemán Hypo Real Estate Holding AG, junto a cinco cajas españolas, no pasan el test, según el Comité Europeo de Supervisores Bancarios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Siete de los 91 bancos europeos sometidos al test de solvencia han suspendido la prueba, según comunicó hoy el Comité Europeo de Supervisores Bancarios (CEBS por sus siglas en inglés). Según ese organismo, en el supuesto de un escenario económico adverso, esos bancos no lograrían superar el límite del 6 por ciento de la ratio que mide la proporción de recursos propios de mayor calidad. Cinco de las seis entidades que no han pasado la prueba son cajas españolas. Estos han sido los resultados de los test por países:

El banco alemán Hypo Real Estate Holding AG, que está completamente nacionalizado, ha suspendido. El Bundesbank (banco central de Alemania) informó de que no alcanzó un ratio de solvencia sobre los recursos propios (Tier 1) mínimo del 6 por ciento en dos de los tres escenarios a los que se sometió a la entidad de crédito. Los otros trece bancos alemanes a los que se sometió al test de solvencia han aprobado.

'El Hypo Real Estate se encuentra en un profundo y amplio proceso de reestructuración, que es seguido por su único propietario, el Fondo de Estabilización de los Mercados Financieros (SoFFin)', señalaron el Bundesbank y las autoridades germanas de supervisión financiera (BaFin) en una rueda de prensa conjunta. Pese a que el Hypo Real Estate no ha aprobado el test, el Bundesbank y BaFin consideran que 'los bancos alemanes muestran ser robustos y resistentes'. El vicepresidente del Bundesbank, Franz Christoph-Zeitler, se mostró convencido de que el test de solvencia proporcionará 'transparencia sobre la resistencia del sistema bancario europeo en caso de un debilitamiento económico y que los mercados financieros evolucionen negativamente'.

Los 14 bancos de Alemania que han participado en el test de resistencia representan el 60,7 por ciento de los activos del sistema bancario alemán. Su ratio de solvencia medio en el escenario de recesión fue a finales de 2011 del 8,9 por ciento y en el escenario con el impacto de la deuda soberana del 8,5 por ciento.

La entidad financiera griega bajo control estatal ATEbank ha suspendido, informó el Banco Nacional heleno.

Nada más publicarse el resultado el ATEbank anunció que hará una ampliación de capital de al menos 250 millones, superior a la cantidad por la que suspendió la prueba, y en la que pretende participar también el Gobierno griego, según informó el Ministerio de Finanzas en un comunicado.

La entidad no alcanzó un ratio de solvencia sobre los recursos propios (Tier 1) mínimo del 6% en el peor escenario al que se le sometió, al quedar en un 4,4%.

Esta entidad, que está especializada en el sector agrícola y es uno de los bancos más pequeños del país, aseguró que quedó 242,6 millones de euros por debajo de alcanzar el ratio de capital mínimo en el peor escenario de las pruebas. Los demás cinco bancos griegos que participaron en la prueba de solvencia lograron superarla, aunque el Piraeus Bank pasó el test de solvencia con un ajustado ratio de solvencia del 6% en el peor escenario, el mínimo exigido.

Los bancos que se sometieron a la prueba, además de los mencionados, son el NBG, EFG Eurobank, Alpha Bank y Postbank, que en conjunto representan más del 90% de los activos del sistema bancario griego. Los socios de la eurozona y el Fondo Monetario internacional (FMI) han concedido una ayuda trienal de 110.000 millones de euros a Grecia para salvarla de la bancarrota, de los cuales, 10.000 millones están destinados a apoyar la estabilidad del sistema bancario en caso de que tuviera dificultades.

Los cuatro bancos franceses BNP Paribas, Societé Générale, Crédit y el BPCE, matriz de Natixis, aprobaron las pruebas mínimas de solvencia exigidas para hacer frente a una situación de crisis extrema de la economía, anunció hoy el Banco de Francia. Los cuatro bancos alcanzaron un ratio medio de solvencia financiera del 9,3 por ciento, en caso de un hipotético empeoramiento de la situación económica, frente al nivel mínimo del 6% exigido.

Los cinco bancos de Italia que se han sometido a las pruebas de solvencia del Comité de Supervisores Bancarios Europeos (CEBS) han aprobado el test, informaron hoy las entidades financieras italianas en distintos comunicados de prensa.

Unicredit, Intesa SanPaolo, Monte dei Paschi de Siena, Banco Popolare y Ubi Banca superaron así las pruebas a las que se sometieron para comprobar su comportamiento ante una hipotética situación adversa o muy adversa de la economía. Las dos más importantes entidades financieras de Italia, Unicredit e Intesa Sanpaolo, cuentan con un Tier 1 del 7,8 y del 8,2 por ciento, respectivamente, a finales de 2011.

Los bancos británicos Barclays, HSBC y los parcialmente nacionalizados Lloyds Banking Group y Royal Bank of Scotland (RSB) aprobaron las pruebas. Barclays fue la entidad británica que mejor nota obtuvo al lograr un ratio Tier 1 del 13,7 por ciento para 2011, casi 7 puntos por encima del umbral de resistencia mínimo del 6 por ciento establecido por el CEBS. Le siguen RSB con un 11,2 por ciento y HSBC con un 10,2 por ciento mientras que Lloyds, nacionalizado en un 41 por ciento, obtiene la peor puntuación de las entidades británicas al haber sido calificado con un Tier 1 del 9,2 por ciento.

Lloyds afirmó que su 'robusto' posicionamiento de capital se debe a la ampliación de capital llevada a cabo durante el año pasado, lo que ha permitido que la entidad supere en más de 3 puntos el mínimo establecido por el CEBS. Por su parte, el presidente de HSBC, Michael Geoghegan, afirmó, acerca del test de estrés al que se han sometido las entidades europeas que este ejercicio de auto-evaluación es oportuno y constituye 'una importante contribución para devolver la confianza a los mercados y apoyar la estabilidad financiera'.

Desde la asociación de bancos británicos explicaron que 'los bancos del Reino Unido ya se han puesto en marcha para restablecer sus negocios y conseguir más dinero para evitar eventuales problemas financieros en el futuro, así que no resulta sorprendente que hayan superado ampliamente los estándares establecidos por el CEBS'.

 

El Banco Nacional de Austria (OeNB) se mostró satisfecho con el desempeño de los bancos austríacos, muy activos en la región del este de Europa. Los bancos Raiffeisen Zentralbank (RZB) y Erste Bank aprobaron el test con facilidad y su resultado fue calificado por el OeNB como 'satisfactorio'. En caso de una grave crisis, el Erste Bank tendría a finales del 2011 una cuota de capital del 8,0 por ciento, mientras que RZB alcanzaría un 7,8 por ciento. 'Las cuotas de estos dos grandes bancos alcanzaría en caso del shock externo casi el doble de los exigido (4 por ciento)', señala el OeNB en un comunicado emitido hoy en la capital austríaca.

El banco más grande de Austria, el Bank Austria, que forma parte del grupo italiano UniCredit, participó de forma indirecta en el test de solvencia y también aprobó la prueba, destacó el OeNB. En todo caso, el banco emisor austríaco reconoció que debido a las nuevas reglas financieras (Basilea III), las entidades del país alpino necesitarán más capital, dinero que 'debería proceder de retener parte de sus futuros beneficios'.

Los cuatro grandes bancos de Holanda (ING, ABN/Fortis, Rabobank y SNS) han aprobado la prueba. ING fue la entidad holandesa que peor nota tuvo de las cuatro estudiadas por el CEBS, ya que sólo logró un ratio Tier 1 del 8,8% para 2011, menos de tres puntos por encima del umbral de resistencia en el supuesto de crisis grave analizado por los supervisores. El banco ABN logró una calificación del 10,3%, frente al 10,5% que consiguió el SNS. La entidad más robusta de Holanda, según el CEBS, es Rabobank que pasó cómodamente el examen y logró un Tier 1 del 12,5%, más del doble del mínimo marcado por el CEBS.

ING fue una de las entidades europeas que necesitó ser rescatada para sobrevivir a la crisis financiera de 2008. En concreto, se benefició en octubre de ese año de una inyección de capital estatal de 10.000 millones de euros a la que dio el visto bueno la Comisión Europea. La recesión económica también pasó factura a ABN Amro, que en 2008 tuvo que unirse a la filial holandesa del banco Fortis para evitar la quiebra, una operación aún en curso para la que el Estado holandés ha tenido que habilitar varias inyecciones de capital.

Los dos bancos belgas examinados, el Dexia y el KBC, han superado el test, según ha informado hoy el organismo belga de supervisión bancaria y financiera. En la situación actual, estos dos bancos 'no necesitarán ninguna medida suplementaria', siempre que sigan respetando las condiciones impuestas por la Comisión Europea (CE) para las ayudas estatales de las que ambos se benefician, señala la Comisión belga de Finanzas, Bancos y Seguros (CBFA), en un comunicado.

Los resultados del test destinados a tranquilizar a los mercados muestran que, incluso 'en los escenarios extremos', el banco KBC cumpliría de forma adecuada las exigencias de solvencia impuestas por la legislación y por el mercado, afirma dicha entidad en una nota de prensa. En la hipótesis menos favorable contemplada por las pruebas, el ratio de solvencia sobre fondos propios de KBC sería del 9,4% para finales de 2011, muy por encima del 6% mínimo establecido por la CEBS. Estos datos reflejan una reserva de 4.600 millones de euros de los citados fondos.

Desde el estallido de la crisis financiera internacional, KBC se ha beneficiado de tres intervenciones del Estado belga, consistentes en dos inyecciones de capital que sumaron 5.500 millones de euros y una garantía de 22.500 millones destinada a sanear parte de sus pérdidas y cubrir los riesgos de sus activos tóxicos. En octubre de 2008, Dexia fue objeto de un plan de recapitalización por valor de 6.400 millones de euros, dentro de un plan de salvamento conjunto a cargo de Bélgica, Francia y Luxemburgo, que también incluía una garantía de hasta 150.000 millones concedida por los tres citados países.

La Autoridad de Vigilancia de los Mercados Financieros de Suiza (FINMA) otorgó buena nota a los dos principales bancos suizos, UBS y Credit Suisse. Así lo anunció hoy la institución, quien determinó que los dos bancos cuentan con una capitalización suficientemente sólida para hacer frente a una situación financiera insólita.

El análisis del instituto regulador helvético muestra que en un escenario de crisis, los dos bancos conseguirían preservar el ratio de fondos propios de primera categoría (el llamado ratio Tier 1) de al menos un 8 por ciento, dos puntos por encima del mínimo exigido. Varios ejecutivos de los dos principales bancos helvéticos habían adelantado los últimos días que el test al que han sido sometidos las entidades financieras suizas fue el 'doble de duro' del de la Unión Europea.

 

Los dos bancos irlandeses examinados por el Comité de Supervisores Bancarios Europeos (CEBS), el Allied Irish Banks (AIB) y el Bank of Ireland (BoI), han aprobado los mínimos exigidos para hacer frente a una situación de crisis extrema de la economía. El AIB, primera entidad financiera de este país, tiene un ratio de solvencia del 6,5 por ciento, medio punto por encima del mínimo exigido, mientras que el BoI tiene un Tier 1 del 7,1 por ciento.

Los resultados para ambos bancos entraban dentro de las previsiones, después de que ya superase varios test aplicados por el Regulador Financiero de este país a principios de este año. Entonces las autoridades irlandesas recomendaron al AIB ingresar de aquí hasta finales del presente año unos 7.400 millones de euros extra. Mientras el BoI ya aumentó el pasado mes sus reservas de capital en 2.900 millones de euros, el AIB espera llegar a la cantidad citada vendiendo sus participaciones en el Bank Zachodni WBK polaco y en el MT estadounidense, así como otros intereses en el Reino Unido.

Una portavoz oficial irlandesa aseguró esta semana que ambos bancos nacionales 'han pasado pruebas rigurosas' y se espera que cumplan con 'los requerimientos de capital'. 'La combinación de inyección de capital y la venta de activos, así como el apoyo del Gobierno (irlandés), asegura que vayan a cumplir con los objetivos para diciembre de 2010', añadió la portavoz.

Los cuatro bancos portugueses las superaron sin problemas, lo que fue considerado por el Banco de Portugal una evidencia de la fortaleza del sistema financiero luso. Los bancos sometidos a las pruebas fueron el Espirito Santo (BES), el Banco Portugués de Inversión (BPI), el Banco Comercial Portugués (BCP) y la estatal Caixa Geral de Depósitos (CGD).

El Banco de Portugal consideró que las cuatro instituciones han mostrado un elevado grado de resistencia financiera y confirman que son capaces de superar circunstancias que no se han producido nunca en la economía portuguesa ni internacional.