Público
Público

Siguen las gestiones para el regreso de Haidar a El Aaiún

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las autoridades aeroportuarias marroquíes deberán pronunciarse antes de las 19:00 horas del sábado sobre si aceptan el regreso a El Aaiún de la activista saharaui Aminetu Haidar, después de que ayer Marruecos retirara los permisos para su vuelta, informó el Ministerio de Exteriores español.

Tras la negativa del viernes, la compañía aérea volvió a solicitar otra autorización de sobrevuelo que permitiría que Haidar abandonara el aeropuerto de Lanzarote, mientras que continúan las gestiones en el frente diplomático.

Haidar decidió abandonar una huelga de hambre después de 19 días tras aceptar la oferta de Exteriores de regresar a la capital de la ex colonia española. Sin embargo, el vuelo que debía llevarla a El Aaiún no llegó a despegar del aeropuerto canario.

Según confirmó un portavoz de Exteriores a Reuters el viernes, Haidar disponía de un salvoconducto para volar, pero se recibió una contraorden que desautorizó el vuelo.

Haidar fue detenida el 13 de noviembre por las autoridades marroquíes al llegar a El Aaiún en un vuelo que hizo escala en las islas Canarias y que procedía de Estados Unidos, donde la activista había recibido un premio por su defensa de los derechos humanos en el Sáhara Occidental, administrado por Marruecos.

La mujer, que señaló que las autoridades marroquíes le quitaron el pasaporte, fue devuelta a Lanzarote, donde desde el día 16 ha llevado a cabo una huelga de hambre con el objetivo de volver a su casa.

TENSIONES

El caso de Haidar ha ocupado titulares en las últimas semanas y creado tensiones entre Madrid y Rabat, después de que ella denunciara a Marruecos por expulsión ilegal y a las autoridades españolas por retenerla contra su voluntad.

España le ofreció solicitar un nuevo pasaporte marroquí, otorgarle el estatuto de refugiada e incluso concederle la nacionalidad española, pero ella rechazó las tres opciones. Su abogada señaló que a las autoridades españolas les bastaría cumplir con la Ley de Extranjería y expulsar a Haidar sin documentación para que pudiera regresar a El Aaiún.

La huelga de hambre protagonizada por Haidar ha sido un asunto embarazoso para el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, que se ha tenido que enfrentar a las peticiones de actores y músicos, que le exigían que hiciera algo para impedir su muerte.

El incidente también ha tensado la reciente mejora en las relaciones entre España y Marruecos, y Madrid se molestó por la negativa marroquí a proporcionar documentos a Haidar.

Marruecos, que se anexionó la mayor parte del Sáhara Occidental en 1975, consideró la huelga de hambre como un intento de sabotear las conversaciones destinadas a resolver el impasse sobre el futuro de un territorio rico en fosfatos.