Público
Público

"Silvio pasó el crucifijo entre los senos de Minetti"

Una testigo de Arcore habla con Il Fatto Quotidiano sobre las fiestas en la mansión del primer ministro italiano

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El juicio sobre el caso Ruby contra Lele Mora, Emilio Fede y Nicole Minetti, imputados todos ellos por inducción a la prostitución de las jóvenes que participaban en las veladas que celebraba Silvio Berlusconi en su mansión de Arcore, comenzará el próximo 3 de octubre.

El proceso se celebrará en paralelo al del primer ministro, que a petición del juez, comenzó el pasado mes de abril y juzga a Il Cavaliere por abuso de poder y prostitución de menores.

Sin embargo, desde que estallara el escándalo a finales de octubre del año pasado, han ido saliendo historias de manera continua en los periódicos. La última historia la publica este viernes Il fatto Quotidiano en su edición impresa.

Se trata de una entrevista a una joven que dice haber participado en las fiestas y que cuenta todo tipo de detalles escabrosos. Detalles que posiblemente empiecen a multiplicarse en cuanto los jueces comiencen a llamar a declarar a todas las mujeres de Arcore.

Según cuenta al diario, Berlusconi 'organizaba veladas especiales una vez al mes que tenían como temática una película'. Una de esas noches, tocaba Sister Act y Minetti, consejera regional en Lombardía del Pueblo de la Libertad, estaba disfrazada de monja.

Fue en febrero de 2010, 'Nicole estaba guapísima vestida de monja. Entró en el escenario, el famoso de la barra de lap dance. Hizo un baile y un striptease. Un espectáculo muy bonito, de veras. Cuando estaba desnuda, el presidente [del consejo de ministros] se le acercó, cogió el crucifijo de madera que tenía en el cuello y dijo: 'que dios santo te bendiga'; después le apoyó el crucifijo en la cabeza, entre las piernas y entre los senos'. 

La joven, que dice haber 'visto de todo y más', se muestra disponible a hablar con losjueces 'si me llaman a declarar en el tribunal'. Hasta ahora no había revelado nada, dice Il Fatto, 'porque le debo mucho, no podía y no puedo destruir esta amistad'. Su lealtad le ha llevado a nuevas fiestas: 'la fiesta sigue, no ha parado nunca, pero ahora van menos invitados'.

Habla de una cena en Pascuaen la mansión de Cerdeña, 'me invitó con Barbara Guerra, Barbara Faggioli, Polanco y Nicole Minetti. Él se metió con Nicole hasta elpunto de hacerla llorar. Pero él es así, gasta bromas y es grosero'.

Añade: 'Es bueno y siempre está disponible, pero es un gilipollas'.