Público
Público

Silvio Rodríguez ofrece el primer concierto de su gira en EEUU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Silvio Rodríguez, destacada voz musical de la revolución cubana, comenzó el viernes su primera gira en 30 años por Estados Unidos, con un concierto que mezcló baladas nostálgicas con una protesta contra la detención de sus compatriotas en el país.

Silvio cantó para una audiencia fiel que llenó el Carnegie Hall. En las afueras había manifestantes a favor y en contra del gobierno cubano, bajo la vigilante mirada de la policía, que aguardaba expectante con las sirenas apagadas y sus luces de emergencia encendidas.

El artista cubano, de 63 años, ha recibido recientemente el permiso para entrar en Estados Unidos, que se le había negado reiteradamente durante el gobierno del presidente George W. Bush.

Muchas de las canciones de Rodríguez ensalzaron la revolución cubana que llevó al poder a Fidel Castro en 1959, pero otras también realizaban algunas críticas a la sociedad comunista.

Algunos seguidores de entre su audiencia, la mayoría hispana, extendieron letreros con frases revolucionarias y banderas cubanas en las barandillas de los balcones con forma de herradura.

Se escucharon algunos gritos de "Viva Fidel", elogiando al convaleciente líder de la revolución cubana, quien hace dos años entregó el poder a su hermano Raúl.

El cantante se mostró humilde al comienzo del concierto. "Perdón que no hablo inglés (...) Es una lástima".

La mayoría de las canciones que Rodríguez entonó tenían letras sobre el anhelo de felicidad personal o himnos sobre utopías sociales de espíritu inocente en los que se destaca su interpretación a la guitarra.

La flauta de Niurka Gonzalez y una suave interpretación de los címbalos del baterista Oliver Valdés acompañaron algunos temas, como "El papalote" y "La gota del rocío"

El guitarrista Rachid López, César Bacaró en el bajo y Maykel Elizarde en el cavaquinho, un instrumento de cuerdas, se subieron también al escenario.

A mitad del concierto, Rodríguez dedicó la "Canción del elegido" a cinco hombres cubanos condenados en un tribunal de Miami en 2001 por cargos de espionaje.

El cantante dijo que los hombres han estado "en la cárcel injustamente por más de 10 años", y declaró: "Son cinco héroes".

Fiscales estadounidenses han dicho que los hombres formaban parte de un grupo de espionaje que vigilaba a la comunidad de exiliados cubanos en Florida y buscaba penetrar en instalaciones militares de Estados Unidos.

Cuba ha exigido durante mucho tiempo su liberación, alegando que no habían recibido un juicio justo en Miami, base de la comunidad de exiliados que huyeron de la isla después de que Fidel Castro llegase al poder.

Fuera del recinto, un contrario al gobierno cubano proyectó una gran imagen en la fachada del Carnegie Hall de Orlando Zapata Tamayo, un prisionero que murió en febrero durante una huelga de hambre en Cuba para exigir mejores condiciones en su detención.

Su muerte motivó la condena de la comunidad internacional contra Cuba.

La última canción del recital fue "Pequeña serenata diurna". La voz de Silvio Rodríguez se estremeció en un tema adornado con el clarinete de González y las cadencias de los tambores de Valdés.

La gira del cantante incluye conciertos en Oakland, Los Ángeles, Washington y Orlando.