Público
Público

Simón, Barberá y Pedrosa despidieron una temporada que pudo ser mejor

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Julián Simón, Héctor Barberá y Daniel Pedrosa despidieron con sendas victorias en sus respectivas cilindradas una temporada que pudo haber sido mucho mejor pero que por unas razones u otras no lo acabó siendo.

El Gran Premio de la Comunidad Valenciana no pudo tener un mejor final que el que obtuvo con la victoria de representantes españoles en todas las cilindradas, si bien el único que ganó por derecho propio fue también el único que regaló a los aficionados al motociclismo un nuevo título mundial: Julián Simón.

Una vez más el piloto de Villacañas dejó claro que era el piloto más fuerte y completo de cuantos disputaron el campeonato del octavo de litro y para refrendarlo de la mejor manera posible después de algunas dudas y titubeo, desde el momento en que matemáticamente fue campeón del mundo encadenó una serie ininterrumpida de victorias hasta el final de la temporada.

En Valencia, Simón volvió a demostrar el porqué de su condición de campeón mundial y lo hizo ante quien se ha convertido en su más peligroso rival, su propio compañero de equipo, el británico Bradley Smith, que debe ser uno de los claros aspirantes al título la próxima temporada.

Distinta fue la situación en los 250 c.c. y si bien quien tenía que haber sido el protagonista de toda la temporada, Álvaro Bautista, se fue diluyendo poco a poco en sus propias aspiraciones, mediada la campaña surgió con fuerza una imagen que tardó en "coger el ritmo" de la competición pero cuando lo hizo fue hasta el final, Héctor Barberá.

Sólo dos pilotos han conseguido puntuar en todos los grandes premios de la temporada, Hiroshi Aoyama y Héctor Barberá, o lo que es lo mismo, el campeón del mundo y su lugarteniente, el subcampeón.

Lástima que el piloto de Dos Aguas tuviese una serie de altibajos, Japón, Francia y Gran Bretaña, sobre todo, que le alejaron mucho en la clasificación, pues en caso contrario hubiese luchado por el último título mundial de los 250 c.c. hasta el final.

En Valencia volvió a ganar y sumó su tercera victoria de la temporada y el quinto podio consecutivo en un final de temporada verdaderamente completo para el piloto valenciano.

Aunque también es verdad que la suerte se convirtió en su aliada y le allanó el camino de la victoria con la caída del italiano Marco Simoncelli, pues en caso contrario la lucha en las vueltas finales se podría haber decantado en cualquiera de los dos sentidos, pero un nuevo error de pilotaje del campeón transalpino le entregó en bandeja la victoria.

Como error fue también el del australiano Casey Stoner, que se cayó en la vuelta de calentamiento -algo inusual- y le entregó la victoria literalmente en bandeja a Dani Pedrosa.

Stoner fue el dominador de los entrenamientos, pero falló en el momento decisivo y esa oportunidad la supo aprovechar a la perfección Pedrosa para lograr su segunda y última victoria e una temporada que comenzó relativamente mal, muy por detrás técnicamente de sus competidores pero que acabó enderezándose al final, aunque no resultó suficiente para las aspiraciones del triple campeón español.

Pedrosa se despidió del año reconociendo que habrá que trabajar mucho para llegar en las mejores condiciones al 2010, lo mismo que Jorge Lorenzo, quien también debe ser otro de los aspirantes al título que este año, por séptima vez en su carrera deportiva y novena en el global de todas las cilindradas, se llevó el italiano Valentino Rossi, con quien una vez más Valencia no se portó demasiado bien.