Público
Público

Los sindicatos acuerdan la huelga indefinida de limpieza en Madrid el día 5 de noviembre

Tras una semana de discrepancias con la fecha, CCOO, UGT y CGT fijan el paro indefinido y convocan una concentración frente al Ayuntamiento este sábado para señalar a Botella como la culpable de los 1.144 despidos y la reducci&oacu

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Les ha costado mucho ponerse de acuerdo en la fecha, pero finalmente, los sindicatos han acordado para el 5 de noviembre el inicio de la huelga indefinida en los servicios de limpieza viaria y jardinería de Madrid.

Así lo han confirmado a Público representantes de CCOO y UGT. Todos han tenido que ceder un poco. UGT había convocado la huelga para el día 28 de octubre y contaba con el apoyo de CGT, que en un principio veía el 5 de noviembre como la más adecuada. Por su parte, CCOO se había mostrado partidario de agotar la vía de negociación con las empresas y retrasar el paro indefinido hasta el día 15 de noviembre. Sin embargo, tras reunirse el lunes para aunar posturas, acudieron a la mediación en el Instituto de Empleo de Madrid, donde no hubo acuerdo, con la decisión ya tomada.

Están llamados a secundar el paro más de 6.000 trabajadores - de los que entre un 75% y un 80% está sindicados, según fuentes sindicales- para evitar los 1.144 despidos que anunciaron tres de las cinco empresas concesionarias de este servicio y contra la bajada del 43% del salario que pretenden realizar todas las empresas.

Pero la responsabilidad de esta sangría de puestos de trabajo reposa, según Moisés Torres, secretario del sector servicios de Madrid de UGT, en el Ayuntamiento que dirige Ana Botella, por lo que han convocado una concentración este sábado a las puerta del consistorio que, esperan, sea 'masiva'. Desde las 12.30 horas y hasta las 14.00, barrenderos, jardineros y sus familiares exigirán al Ayuntamiento que tome parte para solucionar en este conflicto.

'Es el Ayuntamiento el que permite esta rebaja en el servicio y el que ha reducido los cánones', explica Torres, después de la entrada en vigor del nuevo contrato de estos servicios, el pasado1 de agosto, con el que pretendía ahorrar una 10% en el gasto, pero que las empresas rebajaron aún más en sus ofertas por el concurso de adjudicación.

Pero la bajada de sueldos y los más de mil despidos no son las únicas razones para que los sindicatos tomen esta decisión. Según ha explicado el representante de UGT, las empresas también pretenden ampliar la jornada laboral, pasando de 35 semanales a 40; fijar horarios de lunes a sábado, acabando con la plantilla de fin de semana y festivos y 'otro montón de condiciones que nos deja en el Estatuto de los Trabajadores más básico', critica el sindicalista.

Pese a las bondades que el Ayuntamiento esgrimió para unificar todos los contratos de limpieza y jardinería en uno solo, el concejal de Medio Ambiente, Diego Sanjuanbenito, ha reconocido durante la Comisión de este martes en el consistorio  que, con más de mil trabajadores menos 'no se podrá prestar el servicio'.

Los EREs afectan a más de un 20% de la plantilla total Sin embargo ha echado balones fuera y asegura que la huelga que comenzará el día cinco es únicamente resultado de la negociación del convenio colectivo de las distintas empresas con los sindicatos.

Los EREs afectan a más de un 20% de la plantilla total, pero dependiendo de las zonas, pueden suponer más de un 30% de los trabajadores. Por otra parte, critica Moisés, esta reducción de salario se aplica sobre 'sueldos que apenas superan los mil euros en el caso de los más altos. Pero hay muchos que rondan los 700 euros', explica.

'La mayoría somos gente sin estudios que tendrá muy complicado encontrar otro empleo', advierten

Desde UGT aseguran que la huelga 'durará lo que tenga que durar' hasta que se logren los dos objetivos principales: que no haya despidos ni reducción del salario.

'Aquí todos los trabajadores se juegan su futuro. La gran mayoría somos gente sin estudios que tendrá muy complicado encontrar otro empleo. Cuando se nos acabe el paro, muchos estaremos excluidos socialmente', asegura preocupado Moisés Torres, que calcula que cada día que no trabajen perderán entorno a 60 euros.