Público
Público

Sindicatos admiten una posible reforma laboral con condiciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Para los dos grandes sindicatos españoles, la posibilidad de negociar una reforma laboral es posible condicionado a que se cumplan ciertas garantías salariales, se promueva el empleo estable y se reformen los sistemas de reparto de beneficios, dijeron el viernes sus líderes.

"Esto puede ser una reforma laboral potente", dijo Ignacio Fernández Toxo, secretario general de Comisiones Obreras (CCOO), en la presentación de las propuestas sindicales de Negociación Colectiva para resolver los conflictos abiertos con las patronales.

Los tres puntos fundamentales de la propuesta conjunta son la política de empleo, la política salarial y el reparto de beneficios.

En lo referente al empleo, los sindicatos plantean una reducción de los contrato temporales injustificados, y abogan porque las incorporaciones sean indefinidas y que los empleos temporales se conviertan en indefinidos.

Con respecto a la política salarial, exigirán un incremento garantizado de entre el 1 y 2 por ciento para 2010, y una cláusula de garantía salarial con carácter retroactivo para que los sueldos suban de acuerdo al índice de precios al consumo (IPC).

Asimismo, los sindicatos exigirán un incremento salarial en función de la mejora de la productividad y los beneficios empresariales, así como el establecimiento de un salario mínimo sectorial independiente del mínimo interprofesional.

En lo referente al reparto de los beneficios empresariales, los sindicatos exigen que los incrementos de productividad y el excedente se destinen a la recuperación y la mejora del nivel de empleo y en inversiones que mejoren la capacidad de producción.

Para ello, proponen una congelación de los salarios de directivos en casos de empresas con expedientes de regulación de empleo (ERE), así como la posibilidad de una congelación de las retribuciones a accionistas en momentos de dificultades.

Toxo dijo que la paralización de las negociaciones entre sindicatos y patronal sobre los convenios colectivos de 2009 --que lleva ya unos ocho meses-- responde a una "decisión conciente" de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE).

"Es verdad que la situación económica es especial, pero nunca habíamos visto una parálisis colectiva tan grande promovida por la CEOE", dijo

"Lo que ha sucedido en el sector del metal es una muestra de que había una intención conciente. Bastó una convocatoria de huelga para que, de los 20 convenios que estaban paralizados, sólo queden por resolverse 7", dijo, agregando que lo ideal sería que el acuerdo esté operativo en 2010, pero antes hay que resolver la negociación colectiva de 2009.

Por su parte, el secretario general de la Unión General de Trabajadores (UGT), Cándido Méndez, defendió la flexibilidad que los sindicatos están mostrando en favor de un posible acuerdo.

"Nosotros mostramos nuestra flexibilidad al vincular subidas salariales con inflación", dijo.

"Sin embargo, reforma no significa recortes", agregó.

El Acuerdo Interconfederal de Negociación Colectiva (ANC) mediante el cual la patronal y los sindicatos negocian los salarios, viene fracasando hace 8 meses, después de que los sindicatos exigieran un aumento que no estaban dispuestos a pagar los empresarios, alegando el deterioro económico por la crisis, a menos que se les garantizara una reforma laboral que les permitiera despedir con menores costes.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, instó a finales de octubre empresarios y sindicatos a que alcancen un acuerdo en materia salarial de varios años como paso imprescindible para una posterior negociación de medidas laborales más amplias.

(Información de Feliciano Tisera; Editado por Manuel María Ruiz)