Público
Público

Los sindicatos contrarios al plan de la CAI se reúnen para plantear una propuesta alternativa para Alitalia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Pocas horas antes de que concluya el ultimátum dado por la Compañía Aérea Italiana (CAI), los sindicatos que han mostrado más reparos para aceptar el plan de saneamiento de Alitalia se reunieron hoy en Roma para elaborar una propuesta alternativa.

A la reunión asistieron el principal sindicato italiano, CGIL (de tendencia socialista comunista), las asociaciones ANPAC y UP que representan a los pilotos, así como el ANPV, el SDL y AVIA, todas de asistentes de vuelo.

Los participantes, que ya se reunieron la pasada noche, pretenden fijar un nuevo encuentro con CAI y el Gobierno italiano, para "formalizar" su "contra-propuesta" para salvar Alitalia.

A las 15.50 hora local (13.50 GMT) los sindicatos deberán expresar su respuesta definitiva, como indicó ayer el subsecretario de la presidencia del Gobierno, puesto que a las 16.00 horas (14.00 GMT) comienza el Consejo de Administración de la CAI para decidir si retira su oferta.

Una circunstancia que se daría, según advirtió ayer el presidente de la CAI, Roberto Colaninno, si no existe un acuerdo total sobre el plan industrial.

La CAI agrupa un total de 18 empresarios italianos que han puesto a disposición 1.000 millones de euros para comprar la parte rentable de aerolínea y que prevén la creación de una nueva sociedad con activos y rutas rentables de Alitalia y de AirOne, la segunda del país.

El plan industrial (2009-2013) de CAI prevé que la nueva Alitalia tenga 12.500 trabajadores (mil más de los previstos en la primera propuesta): 1.550 pilotos, 3.300 asistentes de vuelos y 7.650 entre técnicos, empleados y ejecutivos, según el acuerdo marco.

Asimismo prevé recortar 3.250 empleos y no renovar los cerca de 2.000 contratos temporales actuales.

La nueva compañía centraría su actividad en el transporte de pasajeros, incluida la actividad de vuelo, tierra, gestión de equipajes y una parte del mantenimiento, mientras la actividad de carga se podría confiar a una empresa externa con una participación minoritaria de CAI.