Publicado: 13.11.2013 20:59 |Actualizado: 13.11.2013 20:59

Los sindicatos denunciarán al Ayuntamiento de Madrid por vulnerar el derecho de huelga

Consideran el ultimátum de Botella una "irresponsabilidad" y aseguran que acudirán a los juzgados si finalmente Botella contrata a Tragsa para que se encargue de los servicios mínimos de limpieza

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los sindicatos de limpieza viaria y jardinería de Madrid consideran una "grave irresponsabilidad" el ultimátum que este miércoles ha lanzado la alcaldesa , Ana Botella, por el que si en 48 horas, empresas y trabajadores no alcanzan un acuerdo que desconvoque la huelga, que ya dura nueve días, la empresa pública Tragsa se encargará de cubrir los servicios mínimos.

Según ha declarado a Público Moisés Torres, portavoz de UGT en la mesa negociadora del convenio colectivo de limpieza, el anuncio de Botella supone "una ilegalidad" y ha advertido de que "si eso se lleva la práctica seremos nosotros los que denunciaremos por vulneración de un derecho fundamental como es el de huelga". Según Torres, "amenazar con que otra empresa supla a los trabajadores es huelga es ilegal" y ha calificado como "kafkiana" la idea de la regidora madrileña.

Para la Confederación de Servicios Privados de Comisiones Obreras, el anuncio de Botella "confirma una vez más la pésima gestión de este conflicto" por parte del Consistorio, que según ellos es el que "ha generado en origen el conflicto por la adjudicación del nuevo contrato integral aplicado por el equipo municipal", aseguran en un comunicado de prensa.

Torres ha defendido a los trabajadores en huelga frente a las acusaciones de vandalismo de la alcaldesa. "Llevamos pegado un coche de Policía por cada brigada que sale a limpiar en servicios mínimos. Los agentes no dan nunca partes de incidencias, pero resulta que la alcaldesa sabe perfectamente que los salvajes no dejan cumplir los servicios mínimos", critica. Desde CCOO, aseguran que se han cumplido "rigurosamente los servicios mínimos impuestos" y que "los 6.000 trabajadores y trabajadoras no somos vándalos ni aceptamos la generalización torpe y grosera", que este miércoles ha realizado Ana Botella.

Según Torres, la contratación de Tragsa supone un "llamamiento a la violencia" y una clara intención por parte del Ayuntamiento de que "unos trabajadores se enfrenten a otros". "Es evidente que los trabajadores son se van a quedar quietos mientras otros de otra empresa les quitan sus puestos de trabajo", ha aseverado Torres.

Según el sindicalista, el plazo de dos días es absurdo, ya que las empresas no han variado sus ofertas desde el último encuentro, aunque ha afirmado que este jueves a las 10.00 horas tendrá lugar una reunión con las cuatro empresas concesionarias [FCC, Cespa (Ferrovial), OHL-Ascan y Valoriza (Sacir)] para negociar las condiciones del convenio colectivo, aunque ha advertido de que "tienen que sorprendernos mucho" para que la huelga acabe antes del plazo que ha fijado la alcaldesa.