Público
Público

Los sindicatos marcan al Gobierno sus prioridades

UGT y CCOO proponen una hoja de ruta «de izquierdas» y detallan las reivindicaciones que defenderán en las negociaciones del Diálogo Social. Habrá protestas hasta el 18 de diciembre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La pipa de la paz que el nuevo ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, quiere tender a los agentes sociales va a ser difícil de fumar. Ayer, las centrales sindicales presentaron un compendio de sus 'alternativas' a las políticas económicas del Gobierno, que estructura los temas a abordar con el Ejecutivo y la patronal.

La propuesta de UGT y CCOO, (bajo el lema Recuperar los derechos y defender el Estado Social) ha glosado la alternativa de 'izquierdas' para reducir el déficit e impulsar el crecimiento económico, con una atención especial en una reforma tributaria para mejorar los ingresos. Pero también es la tarjeta de visita con la que los sindicatos quieren presentarse ante el titular de Trabajo (ver información adjunta).

El desbloqueo de los convenios por parte de la patronal es crucial

Las políticas activas de empleo, el paro juvenil, la reforma de las pensiones y la transformación de la economía productiva son las cuatro líneas de trabajo prioritarias para los sindicatos, además de la, a su juicio, imprescindible rectificación en los puntos más lesivos de la reforma laboral.

En este sentido, los secretarios generales de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, y de UGT, Cándido Méndez, aseguraron ayer que están dispuestos a regresar al Diálogo Social 'de forma inmediata', pero que mantendrán sus reivindicaciones sobre la reforma laboral y las pensiones.

También instaron a la patronal a desbloquear los convenios colectivos, cumpliendo el pacto que se alcanzó en febrero para actualizar los salarios, con una subida de hasta el 1%. En paralelo, exigen que arranque la negociación bilateral para reformar la negociación colectiva, antes de poder plantearse un diálogo a tres bandas en otras materias.

CCOO y UGT no se creen el 'guiño' del Gobierno al nombrar a Gómez

'No vamos a renunciar al Diálogo Social, pero un escenario de foto ahora no es el conveniente', apuntó Toxo. Por eso, el líder de CCOO cree que 'si el Gobierno se mantiene como ahora, el proceso de conflicto sigue abierto'. El ministro de Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez, admitió ayer mismo que 'costará tiempo' recuperar las relaciones con los sindicatos.

El escenario en el que se desarrollarán estas hipotéticas conversaciones (aún no hay fecha oficial para un encuentro) será el de una alta conflictividad laboral. Para no dejar que se apaguen las ascuas de la huelga general y 'mantener viva' la oposición a la reforma laboral, CCOO y UGT anunciaron ayer un nuevo calendario de paros, huelgas y manifestaciones en los centros de trabajo 'desde ya' hasta el 15 de diciembre, que culminarán con manifestaciones 'masivas' en las capitales de provincia el 18 de diciembre. Las protestas tendrán dimensión europea porque los distintos sindicatos de la UE celebrarán el 15 de diciembre una jornada de acción, previa a la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la UE.

Gómez, que asistió a la manifestación que cerró la huelga general del pasado 29 de septiembre, afirmó que estas protestas son 'un derecho de los ciudadanos' y que el Gobierno 'respeta ese derecho y desea que se ejerza con la mayor libertad posible'.

Parece que la buena relación de Gómez con los sindicatos, está afiliado a UGT desde hace 20 años y ha desempeñado cargos de importancia en el sindicato no le va a librar de lidiar con una ola de protestas de los trabajadores. Los líderes sindicales de ambas organizaciones desestimaron que la antigua relación con el nuevo titular de Trabajo suponga una concesión a sus reivindicaciones. En especial, Méndez quiso dejar claro que 'UGT no tiene ningún ministro en ningún sitio' y Toxo remachó que con el nombramiento, Gómez 'se desprende de su condición de sindicalista y pasa a ser una persona con otra misión'.

Además, ambos dirigentes sindicales descartaron en tono burlesco que el nombramiento de Gómez sea un guiño a los sindicatos de cara a restablecer la interlocución social. Méndez aseguró que si se 'guiña un ojo, la consecuencia es que no ve por ese ojo', pero si guiña los dos ,'la consecuencia es que no ve la realidad'. En una línea similar, el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, advirtió: 'A ver si a base de guiños el Gobierno se queda bizco'.

También relativizaron las bondades del cambio de Gobierno. Para Méndez, el problema del Ejecutivo está en la 'política económica' y no en 'la comunicación de la política económica'.