Público
Público

Los sindicatos no quieren la reforma radical de Sarkozy

El presidente cede en detalles ante los representantes sindicales para intentar colar sus cambios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Nicolas Sarkozy organizó ayer una 'cumbre de crisis' para lanzar, a tres meses de las presidenciales, una gran reforma de la financiación del modelo social y de flexibilización del mercado laboral. Ante la oposición de los sindicatos, cedió en puntos sobre desem-pleo, sin lograr que estos levan-taran su veto a la reforma de conjunto. Las medidas aprobadas representan unos 430 millones de euros.

Entre las medidas, se cuenta una prolongación de seis meses en la exoneración de cotizaciones sociales a microem-presas que contraten a un joven o la creación de mil nuevos puestos en las agencias nacionales de empleo.

Sarkozy también agilizará las medidas de subvención al paro parcial y a la formación ocupacional en empresas en crisis. Además, la formación ocupacional directa de la Administración a los parados de larga duración recibirá 150 millones más y los parados que agoten sus prestaciones durante una formación podrán prolongarla.

Sarkozy desea llegar a la campaña presidencial con lo que llama 'reforma radical' de la financiación del modelo social y de la flexibilidad del mercado laboral lanzada. Pretende tocar un tabú en Francia, y transferir prestaciones sociales hoy financiadas por cotizaciones patronales y salariales, hacia una financiación vía un incremento del IVA. Por otra parte, deseaba un llamado 'pacto para la competitividad y el empleo', por el que las empresas en crisis estarían autorizadas a negociar acuerdos sobre salarios y semana laboral, con el objetivo de descolgarse de convenios y leyes.