Público
Público

Los sindicatos de Opel en España, dispuestos a negociar con GM

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La decisión de General Motors de no vender su división europea Opel al grupo canadiense Magna causó gran sorpresa el miércoles en la planta de Opel en España, pero los representantes sindicales mostraron su disposición a negociar con GM un eventual plan de reestructuración para el fabricante europeo de coches.

"Desde luego en cuanto lo conozcamos (el plan industrial de GM) haremos lo mismo que hicimos con Magna hasta conseguir ese acuerdo, pues yo creo que buen acuerdo. Haremos lo mismo con General Motors", dijo José Juan Arceiz, presidente del comité de empresa de la planta de Opel en Zaragoza.

No obstante, Arceiz recomendó cautela en ese momento al desconocer el plan de reestructuración de GM para su división europea.

"Ahora no podemos hacer ninguna valoración porque no sabemos si (el plan de GM) va a ser mejor o va a ser peor", dijo Arceiz a Reuters.

Un portavoz del Ministerio de Industria en Madrid no quiso comentar el cambio de postura de GM.

Pero la Consejería de Industria en Aragón, donde está situada la planta de Opel, dijo que el gobierno regional se va a entrevistar esta tarde con los sindicatos para discutir la nueva situación.

"Tenemos una postura más pragmática (que los alemanes). Conocemos el plan de Magna y nos vamos a sentar con GM y abordaremos las negociaciones con cierto optimismo", dijo un portavoz de la Consejería de Industria.

En Alemania, donde se ubican la mayoría de las plantas de la división europea de GM, predominaban esta mañana las reacciones adversas por parte de políticos y sindicatos tras la concesión de ayudas y créditos para el plan de reestructuración de Magna.

El ministro alemán de Economía, Rainer Brüderle, dijo que el gobierno recuperaría un crédito puente por importe de 1.500 millones de euros y exigió a GM a presentar "inmediatamente" sus planes de reestructuración.

En Reino Unido, donde se encuentran también plantas de Opel (Vauxhall), el ministro de Economía Peter Mandelson reiteró que el gobierno británico apoyaría una solución siempre que sea duradera y sostenible.