Público
Público

Los sindicatos policiales quieren que se depuren responsabilidades sobre las cargas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los sindicatos policiales apoyan la decisión de la Dirección General de la Policía de investigar la actuación de varios agentes 'antidisturbios' durante las cargas policiales ocurridas en la Puerta del Sol los días 17 y 18, aunque creen que también hay que depurar responsabilidades políticas.

El Sindicato Unificado de Policía (SUP), la Unión Federal de Policía (UFP) y la Confederación Española de Policía (CEP) han reconocido hoy que, según las imágenes que se han difundido a través de las redes sociales, algunos agentes podrían haber cometido abusos al golpear a varias personas durante la marcha laica del pasado día 17 en las cercanías de la Puerta del Sol y durante la concentración que se convocó para el día siguiente precisamente en protesta por la actuación policial del día anterior.

Los tres sindicatos son partidarios de investigar lo ocurrido para determinar si fue así, y en ese caso depurar las responsabilidades correspondientes, aunque que creen que también hay que depurar las responsabilidades políticas pertinentes, ya que los agentes no estaban trabajando en condiciones de seguridad ni con un protocolo adecuado.

El SUP ha explicado, en un comunicado, que, ateniéndose únicamente a los vídeos difundidos, no considera "ajustadas a un protocolo de actuación racional, en supuestos como el que se encontraban, las actuaciones de algunos miembros de las Unidades de Intervención Provincial (UIP), como la bofetada a una mujer, los golpes posteriores al joven que la acompañaba, el golpe y patadas en el suelo a un periodista, o los golpes a un joven con una bicicleta y una joven que iban caminando".

"En las imágenes no aparecen razones de seguridad ni restablecimiento del orden que justifiquen dichos golpes", añade.

Este sindicato destaca que los miembros de la Unidad de Intervención Policial y el resto de policías nacionales trabajan "sin un protocolo de actuación, que es la principal herramienta para impedir actuaciones como las que se ven, junto a la formación profesional apropiada".

Ha recordado que el SUP lleva muchos años planteando la necesidad de elaborar dichos protocolos, "pero ningún Gobierno ha considerado oportuno regularlo".

Sostiene que también "hay que analizar la responsabilidad de los mandos de la UIP actuante, de la Jefatura Superior de Policía, y del director general de la Policía y la Guardia Civil, por si, por acción u omisión, se han permitido prácticas policiales contrarias a los principios legales y los derechos de los ciudadanos".

El secretario general de la UFP, Alfredo Perdiguero, por su parte, ha explicado en declaraciones a Efe que "no es justificable la actitud violenta que se ve en los vídeos", y ha sostenido que si se confirman los hechos los implicados tendrán que someterse al Reglamento disciplinario.

No obstante ha destacado que los agentes 'antidisturbios' están sometidos a un gran estrés desde hace meses, ya que trabajan hasta doce horas seguidas y a veces "no les dejan hacer su trabajo", en referencia a las órdenes que han recibido muchos días de no cargar contra los "indignados" cuando se manifiestan ilegalmente.

Ha incidido en que también hay que depurar las responsabilidades políticas del Ministerio del Interior y de la Delegación del Gobierno en Madrid, que según ha criticado "no han impedido concentraciones ilegales y ocupaciones de las calles, dejando a ciertas personas incumplir las leyes sistemáticamente".

En la misma línea se ha pronunciado el secretario de Organización de la Confederación Española de Policía (CEP), Lorenzo Nebreda, quien ha dicho a Efe que se debería saber también el "contexto" en el que se produjeron esas actuaciones y "si hubo provocación antes" por parte de las víctimas.

"No trato de justificar actuaciones de este tipo, si quieren investigar que investiguen, pero me parece cuanto menos surrealista que a policías sometidos a una presión que está alejada de cualquier protocolo de actuación, con jornadas de trabajo de más de doce horas y sometidos a una fuerte tensión durante varios meses, es más que razonable que alguno pueda perder los nervios", ha argumentado.

El portavoz de la CEP ha recordado que han intervenido "cientos de policías" y reconoce que "alguno ha podido perder los nervios y dar un mal golpe".

En todo caso, insiste Nebreda, la carga de trabajo que llevaban era "excesiva".