Público
Público

Los sindicatos rechazan un nuevo ajuste de producción en Seat

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El comité de empresa de Seat ha rechazado el nuevo ajuste de producción propuesto a primeras horas de la mañana de hoy por la dirección de la empresa, que implica reducir la producción en unos 21.000 coches y que afectaría a unos 6.000 trabajadores.

Según ha explicado a Efe, el presidente del comité de empresa de Seat, Matías Carnero, la empresa ha presentado a primeras horas de hoy a los sindicatos un nuevo plan de ajuste, que viene a sumarse al ya pactado a principios de mes, aunque en ningún momento se ha mencionado la posibilidad de aplicar un Expediente de Regulación de Empleo (ERE).

La dirección de Seat ha propuesto quince días de inactividad completa en los turnos de la línea 2, que produce el Altea y León, y cinco días de inactividad completa en la línea 1, que fabrica el nuevo Ibiza, entre los próximos meses de noviembre y diciembre.

Además, la empresa ha propuesto que a partir del día 3 de noviembre y, como mínimo hasta final de año, se fabriquen unos 110 coches menos al día en la línea 1.

En total, la medida supondría fabricar unos 21.000 coches menos y afectaría a unos 6.000 trabajadores hasta final de año.

Los sindicatos han rechazado esta propuesta porque "reventamos la cuenta de horas", un mecanismo de flexibilidad laboral que se introdujo en Seat para afrontar los "vaivenes del mercado" pero no para hacer frente a un 'crack' bursátil.

Carnero ha explicado que si se sobrepasa la cuenta de horas prevista, el convenio establece, entre otras cosas, una reducción del salario en función del trabajo, aunque esta cláusula no se ha aplicado nunca.

Además, según Carnero, el acuerdo tampoco da garantías de futuro para el año 2009. "No se garantiza que recuperemos la cuenta de horas y tengamos un año no conflictivo", ha dicho, ya que debido a la crisis y a cómo están los mercados "no hay nadie que pueda garantizar un 2009 tranquilo".

La empresa ha presentado esta medida por la crisis económica y la bajada general del consumo, que está afectando a la venta de coches.

Los sindicatos consideran que la "situación es preocupante" y que no se debe a una planificación errónea desde el punto de vista comercial, sino que viene derivada de un descenso de las ventas, que no sólo está teniendo Seat, sino todo el sector, ya que si se preveía cerrar el año con unas ventas de 1,6 millones de vehículos, al final, la cifra rondará los 1,2 millones.

La dirección de la empresa y los sindicatos continuarán negociando este tema durante el día de hoy y mañana.