Publicado: 11.11.2013 17:06 |Actualizado: 11.11.2013 17:06

Los sindicatos rechazan la oferta de las empresas que rebaja a la mitad los despidos en limpieza y jardinería

Las tres constructoras plantean rebajar de 1.134 a 625 los empleados afectados por los ERES, ahorrar un 12% en costes y un ERTE de un mes para que acabe la huelga en Madrid, que este lunes cumple una semana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tras una semana de huelga en el servicio de limpieza viaria y jardinería de Madrid, las empresas concesionarias comienzan a ampliar el número de despidos que pueden ahorrarse con tal de que acabe el paro indefinido, aunque el acuerdo entre concesionarias y sindicatos sigue lejos.

Si la pasada semana ofrecían una reducción del 12%, este lunes los representantes de FCC- Alfonso Benítez, OHL-Ascan y Valoriza (de Sacyr), han presentado la posibilidad de rebajar a 625 los 1.134 despidos que habían anunciado. Una oferta que los sindicatos han rechazo de pleno en las tres mesas de negociación de los EREs al entender que las condiciones de esta reducción "empeoran aún más la situación" de los barrenderos y los jardineros, ha afirmado a Público el representante de UGT en la mesa de negociación de los EREs, Moisés Torres.

La huelga de limpieza en Madrid llega a su primera semana sin negociación

Y es que las contrapartidas de las concesionarias para reducir a casi la mitad los despidos pasan por un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) de un mes durante los próximos cuatro años y un 12% de ahorro en costes que los sindicatos interpretan como una reducción adicional a la rebaja del 43% del salario que pretenden las cuatro empresas adjudicatarias.

A esto habría que añadir la eliminación de acuerdos en todos los centros de trabajo, "acuerdos por los que se nos da la ropa de trabajo, se fija el salario de los días festivos y el de las horas extra, entre otras cosas", ha explicado Torres. Las empresas también contarían con jubilaciones, excedencias, bajas incentivadas y otras medidas como, en palabras del representante de UGT, "la desregulación completa de la jornada laboral", es decir, que los empleados puedan trabajar de lunes a domingo indistintamente según disponga las empresas, algo que acabaría con la plantilla encargada de fin de semana y festivos, denuncian desde UGT.

Las ofertas de las empresas dejarían al sector con un salario que roza el mínimo interprofesional Después de una semana, los sindicatos UGT, CCOO y CGT, que convocaron el paro indefinido el pasado 5 de noviembre, no están dispuestos a ponerle fin hasta que no se retiren los EREs por completo y se pacte un convenio colectivo que no implique una "condena a la exclusión social de los trabajadores", como expresaba a Público hace pocos días el portavoz de UGT de la federación de servicios públicos Juan Carlos del Río, ya que las ofertas de las empresas dejarían al sector con un salario que roza el mínimo interprofesional, superando ligeramente los 600 euros.

Mientras continúa la huelga, los actos de apoyo a los trabajadores se siguen sucediendo, como la manifestación que se han convocado la tarde de este jueves desde Atocha hasta la Puerta del Sol por parte de los sindicatos Cobas y Solidaridad Obreraentre otros.

"Preferimos donarla al servicio público de salud para que ningún 'buitre' se pueda lucrar con ella" A modo de protesta simbólica, los sindicatos realizarán este martes entre las 10.00 y las 12.00 horas una donación masiva de sangre en el Centro de Transfusiones de la Comunidad de Madrid. Según los representantes de los trabajadores "antes de que entre Ayuntamiento y empresas concesionarias nos chupen la sangre, preferimos donarla al servicio público de salud para que ningún "buitre" se pueda lucrar con ella".

Esta puede ser una huelga larga, según afirman los sindicatos, y los barrios de Madrid comienzan a estar inundados de basura, aunque ni Ayuntamiento ni sindicatos ven peligro para la salubridad.

Sin embargo los sindicatos saben que el malestar de los ciudadanos puede jugar en su contra en este conflicto, por lo que están pensando colocar mesas informativas por la ciudad para explicar a los madrileños que esta huelga no es sólo por sus puestos de trabajo, sino por el mantenimiento de un servicio público de calidad, ya que el presupuesto destinado a limpieza viaria y jardinería se ha recortado un 47% desde el 2010.

EFE | Madrid

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha dicho este jueves que la huelga de limpieza viaria de la capital, que cumple una semana, no supone en estos momentos un problema de salubridad, pero ha expresado su deseo de que las empresas adjudicatarias y los sindicatos lleguen pronto a un acuerdo que ponga fin al conflicto.Botella ha hecho estas declaraciones a los periodistas, al ser preguntada sobre ese asunto al término del acto de presentación la nueva base de la aerolínea noruega "Norwegian", que operará en el Aeropuerto de Madrid Barajas a partir de 2014.

"Desde el Ayuntamiento de Madrid velamos por el cumplimiento de los servicios mínimos", ha dicho la alcaldesa, antes de instar a las empresas adjudicatarias a cumplirlos y a los sindicatos a que paren los piquetes que están "destruyendo e impidiendo" la normal vida de los madrileños.

Tras señalar que es un conflicto entre empresarios y trabajadores, Botella ha apuntado que desde el Ayuntamiento de Madrid van a velar por el cumplimiento de los servicios mínimos establecidos.