Público
Público

Los sindicatos ven "una tomadura de pelo" que el Gobierno les cite mañana

CCOO y UGT están citados para estudiar el proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2011 pero ya han anunciado que no acudirán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno ha convocado a CC.OO. y UGT mañana, víspera de la huelga general, para estudiar el proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2011.

A los sindicatos las cita no les ha hecho ninguna gracia. Consideran que es una 'tomadura de pelo' y han advertido de que 'no atenderán a la maniobra de manipulación del Ministerio de Economía'. De hecho, los dos sindicatos mayoritarios no acudirán a la reunión convocada por el Gobierno.

'Si su oferta, entre otras, incluye negociar las pensiones tras la huelga general cuando ya ha anunciado su recorte, o los Presupuestos para 2011 cuando ya los ha aprobado, no estamos dispuestos a aceptarla', han asegurado en un comunicado.

CC.OO. y UGT han criticado que la reunión se haya fechado una vez aprobadas las cuentas anuales en el Consejo de Ministros y 24 horas antes del paro general convocado para dar marcha atrás en las políticas económicas del Gobierno.

'No ha habido ni información ni consulta previa en ninguno de los contenidos de los Presupuestos, incluso en temas en los que sí están obligados a informar y consultar por ley, como el Iprem', han señalado.

Ambos sindicatos han recomendado al Ejecutivo que, 'antes de imponer y aprobar, negocie y escuche las propuestas sindicales ya presentadas en las distintas mesas de diálogo social', y le han instado a rectificar su política económica y retirar la reforma laboral.

Por todo ello, CC.OO. y UGT consideran que esta convocatoria es una 'absoluta tomadura de pelo', y alegan que 'parece como si el Ejecutivo hubiera trasladado el día de los Santos Inocentes del 28 de diciembre al 28 de septiembre de 2010'.

'Queremos reiterar que los Presupuestos para 2011 son regresivos, no propician en absoluto la recuperación económica y del empleo, e incluyen distintas medidas de maquillaje fiscal que no convencen a nadie, y que además no consiguen un reparto más justo y eficiente de los esfuerzos para salir de la crisis', han añadido.