Publicado: 16.11.2013 15:59 |Actualizado: 16.11.2013 15:59

Sindicatos y empresas intentan un acuerdo 'in extremis' mientras la negociación se tensa

Los sindicatos han rechazado la última propuesta de las empresas porque encubren una rebaja salarial del 40%. La empresa estudiaba a medianoche una contrapropuesta sindical

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las empresas adjudicatarias del servicio de la limpieza de Madrid contra las que se lleva a cabo una huelga que este sábado ha cumplido doce días han propuesto a los trabajadores no acometer los más de 1.100 despidos previstos a cambio de rebajas salariales y de un expediente de regulación temporal de empleo.

Los sindicatos han rechazado la propuesta de la patronal, en la que no se establecían despidos, ya que, según Roberto Tornavillas, de UGT, implicaría "decirle al trabajador que trabaje por un 40 por ciento menos de salario". Se trata de un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) de 45 días por año durante cuatro años para todos los trabajadores.

A medianoche, las empresas estudiaban una contrapropuesta de los sindicatos, que creen que si no hay acuerdo en la madrugada de este domingo deben darse por rotas las negociaciones. La tarde estuvo marcada por las tensiones, incluida una amenaza de abandonar la mesa del representante de CC.OO., que finalmente no se materializó. Los sindicatos consideraron un "insulto" y una "tomadura de pelo" una fórmula planteada por las empresas para cubrir las pérdidas por el incumplimiento del contrato.

Pasadas las 20 horas, CCOO ha anunciado su intención de levantarse de la mesa de negociación de los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) planteados por tres de las cuatro concesionarias de la limpieza viaria y jardinería de Madrid si no se retira la última propuesta de la patronal. "Hasta aquí se ha llegado".

La gota que ha colmado el vaso ha sido la propuesta de la patronal de crear un fondo con las pagas de los trabajadores. "Nos acaban de pasar la oferta por parte de la patronal y hasta aquí hemos llegado. Nos parece una puta tomadura de pelo", ha señalado el secretario general de la Federación de Actividades Diversas de CCOO Madrid, Jesús Belvís.

"Eso es una vergüenza. Hablamos de 1.500 familias y no vamos a permitir que nos sigan tomando el pelo después de que ayer nos congelaran cinco años el salario y después de ofrecer 30 días de ERTE. Ya está bien, se acabó", ha manifestado a la prensa.

Belvís ha añadido que, "si no hay una rectificación" de esta propuesta, "CC.OO. se levanta de la mesa y que empiecen a despedir". El sindicalista ha sido coreado con gritos de 'a la huelga'. Los otros cuatro sindicatos (UGT, CGT, CSIF y USO ) presentes en la mesa de negociación continúan en ella. Al cabo de un tiempo, CCOO ha vuelto a sentarse también en la mesa de negociación.

De la misma opinión que CCOO era el portavoz de Limpieza en CGT Madrid, Javier Palacios, quien ha manifestado este sábado que la patronal, con su propuesta "absurda", lo que hace es "separarse más" de un punto de encuentro con los sindicatos, quienes no quieren más dinero, "sólo que no despidan a nadie y mantener las condiciones".

"Nos han tomado el pelo", ha señalado en referencia a la última oferta de las empresas, que ha tildado de "insulto". Consiste en un fondo creado a partir de una paga nueva que iría a cubrir lo que el Ayuntamiento les retrotraerá por incumplimiento.

"Lo que nos proponen es algo peor de lo que nos han dicho antes. Nos han tenido más de una hora esperando, pensábamos que estaban trabajando para llegar a algún acercamiento pero lo que han hecho ha sido separarse más", ha lamentado el sindicalista.

Palacios ha recordado que los sindicatos no están pidiendo un aumento salarial y prueba de ello es que ayer se firmó una congelación salarial por cinco años. Sobre la negociación hasta la medianoche, desde UGT han asegurado que ellos seguirán hasta esa hora y más, "lo que sea necesario". "Nosotros no vamos a irnos, se tendrán que ir ellos", ha zanjado.

Por su parte, el responsable sindical de UGT ha asegurado que la propuesta de ERTE implicaría renegociar el preacuerdo alcanzado la pasada noche, así como "quitar los pluses, congelar las antigüedades y quitar las pagas", algo que los sindicatos rechazan. Aunque los representantes de los trabajadores mantienen su optimismo de cara a alcanzar un acuerdo, la negociación continúa esta tarde, teniendo como hora límite esta medianoche.

Una vez conocida la última propuesta, igual para las tres concesionarias que habían planteado el ERE (OHL-Ascan, FCC y Sacyr-Valoriza), se ha suspendido la reunión durante una hora para que los representantes de los trabajadores la analicen.

Para los empleados de la limpieza, se plantean además rebajas salariales, pérdida de pluses y la congelación de la antigüedad, lo que, a juicio de Tornamira, sería "inaceptable" porque supondría "reabrir aspectos que se cerraron anoche", cuando se pactó una congelación salarial para los próximos cinco años.

En el caso de los empleados del mantenimiento de jardines, las concesionarias proponen reducciones salariales de unos cien euros al mes —1.200 euros anuales—, algo para los sindicatos supone trasladar a los trabajadores la rebaja establecida a las empresas por el Ayuntamiento en las nuevas contratas. "Es como decirle al trabajador que trabaje pero con un 40% menos de salario", ha sentenciado.

La última oferta también incluye la posibilidad de que los empleados se acojan a bajas voluntarias con una indemnización de 28 días por año trabajado con un tope de 20 mensualidades, así como la opción de pedir excedencias de diez años con una indemnización del 75% del salario bruto anual o de cinco con una paga del 30%.

A juicio del representante de UGT, estas dos propuestas sí serían positivas, pero han insistido en que todavía queda mucho por negociar. Ha recalcado en que los empleados de la limpieza y mantenimiento de jardines quieren trabajar por un "salario digno" y ha insistido en que los sindicatos seguirán batallando en este sentido en las negociaciones que se retoman esta tarde.

Mientras se lleva a cabo la negociación, empleados de la empresa pública Tragsa continúan limpiando las calles de la capital, al haber asumido el cumplimiento de los servicios mínimos una vez cumplido ayer el plazo otorgado por la alcaldesa, Ana Botella, a empresas y trabajadores para que alcanzasen un acuerdo. Aunque poco a poco van avanzando las negociaciones, todavía quedan muchos escollos por resolver, por lo que las fuentes consultadas apuntan a que la negociación podría alargarse.