Publicado: 19.11.2013 08:00 |Actualizado: 19.11.2013 08:00

Sindicatos y movimientos sociales saldrán unidos a la calle el 23-N

Tras largas discusiones sobre la convocatoria, la Cumbre Social y las Mareas Ciudadanas llegan a un acuerdo para confluir en una protesta unitaria contra la austeridad cuando se cumplen dos años de gobierno del PP

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los movimientos sociales y los sindicatos saldrán unidos a protestar contra los recortes y las medidas de austeridad el próximo 23 de noviembre. Después de algunas desavenencias entre la Cumbre Social, abanderada por CCOO y UGT, y la Marea Ciudadana de Madrid, en la que se coordinan distintos colectivos y movimientos de la capital, han llegado a un acuerdo. Toda diferencia entre los colectivos se presenta como menor ante un ejecutivo en manos del Partido Popular que no está dispuesto a ceder ni un ápice ante la presión de la calle. Sin embargo, el camino hasta llegar al acuerdo de unidad no ha sido fácil. Ni incluye a todas las partes.

Pese a haber estado cerca de marchar separados, al final, ha llegado la confluencia. Marea Ciudadana Madrid, tras su asamblea realizada el viernes 15 de noviembre, decidió continuar con las conversaciones con Cumbre Social con el fin de conseguir realizar una gran movilización el 23-N. Estos movimientos saldrán junto a la Cumbre Social desde Atocha a las 12:00 horas del próximo sábado. CCOO y UGT terminarán en Sol. Mientras, desde Mareas, aseguran que siguen las conversaciones para ver si se suman más colectivos y organizaciones y poder acordar el final entre todos.

"Marea Ciudadana entiende que las condiciones para confluir con Cumbre Social a una manifestación conjunta se han cumplido y, por tanto, acuerda desconvocar el recorrido de la manifestación Plaza España-Sol", que habían decidido la semana pasada para marchar por separado a los sindicatos, afirman en un comunicado. Y añaden: "Marea Ciudadana Madrid como espacio que busca la confluencia, sigue llamando a aunar las fuerzas de mareas, asociaciones, plataformas, sindicatos, partidos políticos, colectivos, y en definitiva todas las personas que sientan que, juntas, podemos cambiar y construir una sociedad más justa, solidaria, inclusiva, democrática y que sentimos que tenemos que aunar nuestras fuerzas para dar una gran respuesta".

Los consensos entre 15-M y sindicatos son difíciles porque cada uno tiene una lógica de funcionamiento

Sin embargo, el Tribunal Ciudadano de Justicia, un colectivo ligado al 15-M, junto a otras asambleas del mismo movimiento, han preferido no sumarse a esta manifestación. Aunque han sido invitados a sumarse, de momento mantienen su convocatoria que podría realizarse en el recorrido Plaza de España-Sol a las 12.00 horas. A su llegada, en la emblemática plaza, leerán un manifiesto y harán una asamblea explicativa de la querella del Tribunal de Justicia Ciudadano. En la querella "se pretende demostrar cómo los gestores de Caja Madrid se pusieron de acuerdo con los de Tasamadrid para engañar a la caja concediendo préstamos sin las garantías necesarias, lo que ha dado lugar al impago masivo de los mismos y a una quiebra de la Caja evitada por la intervención del estado".

La Confederación Euorpea de Sindicatos (CES) ha convocado manifestaciones en algunas ciudades europeas en las mismas fechas. El secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, afirmaba recientemente, tras salir de una reunión preparativa de esta movilización, que el Gobierno parece haber decretado el fin de la crisis, aunque la crisis no se marcha", a la vista de que en octubre las oficinas de empleo registraron 87.028 parados más respecto al mes anterior. También explicó que la manifestación ha sido convocada "alrededor del debate de los presupuestos generales", en "defensa del Estado del Bienestar, de los servicios sociales, de los servicios públicos y frente a una reforma de las pensiones que amenaza con reducir sensiblemente la capacidad adquisitiva, con una pérdida de calidad importante de las pensiones".

Las relaciones entre los grandes sindicatos y los movimientos sociales que eclosionaron aquél 15 de mayo de 2011 nunca fueron fáciles. Apostar por la confluencia y encontrar diques ha sido una constante en ambas partes. Y con motivo de las próximas movilizaciones esperadas para el 23 noviembre volvió a estallar la disputa interna en la capital.

Los sindicatos exigían que Méndez y Toxo fueran quienes dieran el mitin al final de la marcha

Todo empezó cuando Marea Ciudadana Madrid (MCM) convocó el mes pasado una reunión abierta a todos para consensuar y convocar una gran movilización unitaria que reimpulsara la lucha contra los recortes. A esa asamblea acudieron todos los actores, desde la Cumbre Social al Tribunal Ciudadano de Justicia (TCJ) y asambleas del 15-M. Según fuentes de la Marea Ciudadana, durante el mes de octubre se consensúa, no sin dificultad, un manifiesto compartido. La Cumbre Social,  que no había participado en esta discusión, se pone en contacto con los organizadores de la manifestación y se ofrecen a participar.

Pero ponen tres condiciones que para el movimiento que se vino a llamar de los "indignados" no son meras cuestiones formales: que Toxo y Méndez vayan en la cabecera de la manifestación y sean ellos los que ofrezcan un mitin al final de la marcha, que sea el día 23 a las 12:00 del mediodía y que se incluya la defensa de las pensiones. Como era de esperar, Marea Ciudadana acepta las dos últimas condiciones, pero no la primera. A su entender, tanto la cabecera como las intervenciones finales han de ser protagonizadas por activistas anónimos, sin líderes sindicales, siguiendo el estilo 15-M. Estalla la disputa y a punto han estado de salir a la calle por separado.

Finalmente, este fin de semana llegó el acuerdo, que de momento no incluye a la marcha del Tribunal Ciudadano de Justicia ni a algunas asambleas del 15-M. Los sindicatos han reculado y Méndez y Toxo no irán en cabeza de la manifestación. De cualquier forma, bajo cualquier pancarta y con el lema que sea, todos estarán ese día en la calle.