Publicado: 19.12.2013 16:24 |Actualizado: 19.12.2013 16:24

Sindicatos y oposición piden explicaciones por los 8.000 millones de euros perdidos en Novagalicia

Medio centenar de delegados sindicales de la entidad se concentran ante el Banco de España, en A Coruña, para exigir que se mantenga el empleo. El FROB reconoce que era "imposible" recuperar los 9.000 millones inyectados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El pasado miércoles la entidad venezolana Banesco, propietaria de Banco Etcheverría, se hacía con Novagalicia Banco (NCG) en la subasta del banco nacionalizado realizada por el Fondo de Reestructuración Ordenenada Bancaria (FROB) por 1.000 millones de euros. Una cantidad alejada de los 9.000 millones de euros públicos que se necesitaron para sanearlo.

Por ello, sindicatos, oposición y trabajadores han criticado la acción que, en palabras del secretario general de Comfia-CCOO, José María Martínez, ha supuesto "una pérdida de dinero" para el Estado. Concretamente, 8.000 millones de euros. "Hay tomas de posición demasiado impostadas sobre la pérdida de capital público", ha señalado Martínez. Por ello, ha dicho que quien se sorprenda ahora por que no se van a recuperar las ayudas es "un fariseo".

Por su parte, el portavoz de Economía del Grupo Socialista en el Congreso, Valeriano Gómez, ha defendido este jueves que "alguien tiene que devolver al erario público" los 8.000 millones de euros invertidos para sanear Novagalicia. El exministro de Empleo ha defendido que esos millones de  "tienen que ser devueltos" y ha animado a "no darlos por perdidos". Gómez ha apuntado además que este caso es "una pequeña manifestación" de lo que ocurre con los fondos dedicados por el Estado para sanear a los bancos.

Medio centenar de delegados de los sindicatos UGT, CIG y ASCA en Novagalicia Banco se han concentrado frente a la sede del Banco de España en A Coruña para exigir que se mantenga el empleo, en un evento que fue convocado antes de conocer la compra del banco gallego.

Los representantes sindicales de dichos sindicatos han reclamado a Banesco que detalle su plan laboral para la entidad, tras su adquisición, y que deje "sin efecto" el expediente de regulación de empleo (ERE).  Los participantes en la protesta se han concentrado portando sendas pancartas con el lema 'NCG. Compromiso polo mantenenemento ao emprego e con Galicia' y 'O que compra tamén debe comprometerse co mantenemento do emprego'.

El representante de CIG, Clodomiro Montero, ha argumentado que Banesco "pone 400 millones y el resto lo irán pagando en plazos hasta 2018", ha añadido sobre una operación, en su opinión, "nada clara".

Mientras, sobre la situación laboral, ha expresado su temor sobre los puestos de trabajo y ha reclamado que "se deje sin efecto" el ERE. "El expediente de regulación de empleo no debería seguir", ha insistido Montero.

El vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Competencia, Joaquín Almunia, ha asegurado este jueves que "no debe asumirse" que el dinero público invertido en los bancos nacionalizados no podrá recuperarse, pues hay casos en los que las entidades han conseguido devolver lo que recibieron. 

"No hay que asumir que se pierde dinero, hay que intentar que ese dinero público genere un banco rentable, con beneficios, y que en el futuro devuelva esa dinero. Hay casos en Europa en los que el dinero ya se ha devuelto. En Bélgica, el otro día, el gobierno vendió una parte de sus acciones en un banco nacionalizado y ganó dinero", ha explicado.

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) ha reconocido que era "imposible" recuperar los 9.000 millones de euros de ayudas que se inyectaron en NCG Banco, pero ha indicado que se ha intentado minimizar el coste para el contribuyente.

"Satisfechos de la subasta no podemos estar cuando se inyecta en una entidad 9.000 millones de euros y recuperamos 1.000 millones", han apuntado fuentes del FROB, que calculan que la entidad gallega tendrá unas pérdidas no cubiertas por provisiones de unos 1.000 millones de euros.

Sobre si se debería haber esperado para subastar la entidad a la espera de conseguir una oferta mejor que la que ha presentado el venezolano Banesco, que ha resultado adjudicatario, las fuentes han señalado que hay que comparar los 1.000 millones de euros que se han conseguido ahora con la "incertidumbre" que habría dentro de tres años.

Fuentes del FROB han explicado que de las seis ofertas finalmente presentadas para hacerse con la entidad gallega sólo dos, incluyendo Banesco, no habían pedido un Esquema de Protección de Activos (EPA) que buscaría precisamente amortiguar pérdidas futuras y que habría elevado una factura para el Estado que asciende a 9.000 millones de euros. "Sólo dos, incluido Banesco, no habían pedido EPA en esta puja y se le ha dado a una de ellas", expresó la fuente.