Público
Público

Siria no descarta responder a los ataques de Israel militarmente

La situación en Siria se complica, el Gobierno toma las agresiones como "una declaración de guerra" y "muestra de apoyo a los grupos terroristas contrarios a Bashar Al Assad por parte de Israel". La Liga Árabe y

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro de Información sirio, Omran Zoabi, se ha pronunciado sobre los ataques aéreos israelíes a las afueras de Damasco que han derrumbado unas instalaciones militares y ha dicho que esto 'abren la puerta a todas las posibilidades' sin hacer alusión a una acción concreta. 

Las declaraciones se han producido en la rueda de prensa posterior a la reunión de emergencia que ha celebrado el Gobierno sirio para responder a lo que fuentes oficiales han calificado de un nuevo ataque israelí, contra misiles iraníes, cuyo destino era Hezbolá en Líbano. Aunque el Gobierno sirio no ha especificado ninguna una acción concreta, ha dicho que 'es el deber del gobierno proteger al país de cualquier ataque interno o externo con todos los medios disponibles'. Damasco advirtió de que, si Israel continúa sus 'actos de agresión', podría conducir a la región a 'una guerra amplia', al tiempo que acusó a ese país de apoyar a los 'grupos terroristas' en Siria.

Por otra parte, el viceministro sirio de Asuntos Exteriores, faisal Al Mekdad, afirmó ayer que el ataque de la Fuerza Aérea israelí contra el centro de investigación militar de Khamraya 'es una declaración de guerra' y 'la prueba de la alianza entre israel y los grupos terroristas que atacan el régimen de Bashar Al Assad'. En una entrevista a la CNN ha añadido que 'responderán cuando y como lo crean conveniente'. 

El ataque de este domingo ha sido el tercero en suelo sirio por parte del Estado judío este año. Los anteriores ataques en Siria por parte de Israel -que tiene uno de los ejércitos más avanzados del mundo y cuenta con el respaldo de Estados Unidos- no habían provocado una respuesta militar de Damasco y sus aliados Irán y Hezbolá. Israel se había negado a confirmar el ataque con el fin de no motivar al presidente sirio, Bashar al-Assad, a llevar a cabo graves represalias, según una fuente cercana al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

La Liga Árabe y Egipto han condenado hoy el supuesto ataque israelí contra instalaciones militares en la periferia de Damasco y alertaron de que supone 'una amenaza para la estabilidad en la región'. En sendos comunicados, la organización panárabe, con sede en El Cairo, y la presidencia egipcia coincidieron en denunciar que estas agresiones 'complican aún más la situación' en Siria.

El secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, pidió al Consejo de Seguridad de la ONU su intervención inmediata para cesar dichos ataques, de los que Israel no se ha responsabilizado.Al Arabi también advirtió de 'las consecuencias graves que pueden traer estas agresiones militares israelíes', que calificó de 'violación a la soberanía de un país árabe'.

Por su parte, el ministro egipcio de Exteriores, Mohamed Amr, advirtió del 'peligro de cualquier intervención israelí en el conflicto sirio', que consideró algo 'inaceptable'. 'Una intervención israelí llevará a encender la región', dijo Amr, quien pidió a Israel cesar inmediatamente este tipo de acciones y 'no inmiscuirse de ninguna forma' en el conflicto sirio.

Irán, el principal aliado en Oriente Medio del régimen sirio, condenó hoy el ataque aéreo israelí sobre la periferia de Damasco y aseguró que 'el pueblo sirio' responderá a ese ataque, informó el portavoz del Ministerio iraní de Asuntos Exteriores, Ramin Mehmanparast. En declaraciones difundidas por la agencia local de noticias iraní, Mehr, Mehmanparast anunció que 'no cabe duda que el pueblo sirio no dejará sin respuesta', estas acciones del régimen sionista.

Mehmanparast añadió 'la necesidad de que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y sus instituciones afiliadas condenen estas violaciones y tomen las medidas preventivas necesarias para evitar la repetición de tales acciones por parte del régimen sionista'. Para el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán 'no cabe duda que este acto es la violación flagrante de los estatutos de la ONU y los principios y las normas de aceptación internacional, como el principio de respeto a la soberanía y la integridad territorial de los estados'.

Por su parte, el ministro israelí de Turismo, Uri Landau, ha justificado cualquier acción israelíes alegando que su objetivo es impedir que 'ciertas armas' lleguen a manos de grupos terroristas, horas después Siria haya acusado al Estado judío de haber atacado una instalación militar científica en su territorio. 'En principio creo que la política de Israel de no permitir el traspaso de ciertas armas a manos de organizaciones terroristas es importante y esencial', declaró Landau a los medios poco antes de comenzar la reunión semanal del Consejo de Ministros.

Sin embargo, Israel sigue sin confirmar ni desmentir que su país esté involucrado en el ataque, defendió que esa política 'hay que preservarla, tal y como lo ha dicho siempre el primer ministro', Benjamín Netanyahu. En los últimos meses Netanyahu ha expresado su preocupación de que el régimen del presidente sirio, Bachar al Asad, transfiera armas a la milicia libanesa proiraní Hizbulá, y aseguró que su país no lo tolerará. Esta preocupación también fue transmitida a Estados Unidos durante la visita que el presidente Barack Obama efectuó a la región en la segunda mitad de marzo.

Portavoces oficiales israelíes no han confirmado ni desmentido los bombardeos del viernes y de hoy domingo en Siria, el primero contra un aeropuerto cerca de Damasco y el segundo contra el centro de investigación militar de Jamaraya, en el Monte Qasium, a las afueras de la capital. 'No tenemos nada que comentar', fue la escueta respuesta. Los medios locales, entre ellos los estatales, informan de las explosiones citando única y exclusivamente a medios extranjeros. Aunque en caso de estar involucrado Israel, la censura prohibiría su difusión por medios nacionales.

Fuentes anónimas estadounidenses secundan que aviones israelíes sobrevolaron Líbano para atacar un envío desde Irán de misiles al grupo islamista libanés de Hezbolá

'Me parece que Israel ha aclarado en más de una ocasión, de forma clara, que hay algunos tipos de armas que no podemos aceptar que caigan en manos de gente que no es (representa a) un estado', dijo esta mañana el exministro y general retirado Yosi Peled a la edición digital de Yediot Aharonot. El exministro, que fue comandante de la región militar norte de Israel, con competencia en las fronteras con Líbano y Siria, destacó que 'Israel tiene el derecho y la obligación de actuar así, porque es la política correcta'.

Tras los ataques aéreos de ayer, funcionarios estadounidenses -que solicitaron mantener el anonimato-señalaron que habían registrado numerosos vuelos por parte de aviones israelíes sobre el espacio aéreo libanés, aviones que tenían como objetivo destruir un envío desde Irán de misiles al grupo islamista libanés de Hezbolá. De acuerdo a estas fuentes, citadas por el diario New York Times, los aviones de la fuerza aérea israelí no habrían entrado en el espacio aéreo sirio y habrían realizado la operación militar desde el vecino estado de Líbano.

El embajador israelí en Estados Unidos, Michael Oren, aseguró la pasada semana en una entrevista a la cadena de MSNBC que Tel Aviv 'no permanecerá pasivo si Bachar al Asad intenta transferir armas químicas a Hezbolá u otros grupos'. Los funcionarios estadounidense descartaron que el ataque del pasado jueves tuviese como objetivo un centro de almacenamiento de armas químicas y precisaron que los misiles destruidos serían Fateh-110s. El presidente estadounidense Barack Obama afirmó que enviar tropas a Siria 'no sería bueno' para los intereses de su país ni para el pueblo sirio ante las crecientes preocupaciones de uso de armas químicas por parte del régimen sirio. Por el momento, EEUU está otorgando 'asistencia no letal' a los opositores sirios y se resiste a darles armas por el miedo a que éstas puedan caer en manos de grupos terroristas

 El País publicaba ayer que la Administración americana sopesa una respuesta militar pero que como anticipó Obama, no incluiría la presencia de tropas sobre el terreno sino que podría traducirse en bombardeos selectivos para tratar de debilitar al Ejército de Bashar Al Assad. 

'No puedo imaginar un escenario en el que la presencia de tropas norteamericanas pudiera ser provechosa ni para Siria ni para Estados Unidos', declaró Obama en la noche del viernes en San José durante una rueda de prensa con la presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla. 

La guerra civil, en la que han muerto unas 70.000 personas, ha entrado en su tercer año. Millones de personas han sido desplazadas a raíz de un conflicto que amenaza con desestabilizar a toda la región.