Público
Público

Siria vive la mayor protesta desde marzo

La represión de cientos de miles de manifestantes causa 20 muertos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cientos de miles de personas se lanzaron ayer a las calles de las principales ciudades sirias, después de la oración del mediodía, para exigir el final del régimen del presidente Bashar al Asad, en las concentraciones más numerosas que han tenido lugar desde que se iniciaron las protestas a mediados de marzo.

Los analistas dicen que la situación ha alcanzado un punto de no retorno.

La intensidad de las manifestaciones indica que la debilidad del régimen se está acentuando. Las Fuerzas de Seguridad intervinieron en algunas ciudades, utilizando a veces fuego real y causando al menos 20 muertos en su conjunto, aunque en otros lugares optaron por permanecer al margen.Después de estas multitudinarias manifestaciones, incluida la no tan numerosa de Damasco, algunos analistas indican que la situación ha alcanzado un punto de no retorno y que el régimen sirio está condenado a desaparecer, aunque nadie se atreve a indicar cuánto tiempo permanecerá en el poder.Esta predicción se hace a pesar de que se reconoce que el régimen está mostrando una gran solidez frente a las protestas, una cohesión que no podría existir si estuviera formado únicamente por miembros de la minoría alauí, que tan sólo representa un 15% de la población.Una gran parte de los su-níes, que comprenden el 70% de los sirios, apoya al presidente Al Asad porque temen que las alternativas son muy peligrosas y pueden conducir a una guerra civil y a una victoria de los islamistas que ya en el pasado intentaron hacerse con el poder mediante la fuerza.

 El miedo a una guerra y un triunfo de los islamistas aún ayuda a Al Asad.

El temor está más acentuado en la minoría cristiana, un 15% de la población, que históricamente ha sufrido el radicalismo islamista. Un gran número de cristianos ha emigrado al extranjero, principalmente a América y Europa, desde el siglo XIX. Un reportaje de la cadena Al Yazira recalcaba ayer que la comunidad cristiana se vería muy perjudicada por la caída de Al Asad.