Público
Público

Soberanía formal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La caída de los gobiernos de Grecia e Italia, dos de los cinco que integran el acrónimo anglosajón PIIGS, o los cerditos de la periferia europea, ha demostrado hasta qué punto la soberanía de las naciones es cada vez más formal y, como dijo ayer la primera ministra de Eslovaquia, Iveta Radicova, ya existe una eurozona dividida en dos bloques.

¿Cómo afecta esa pérdida de soberanía a España? Este tema, que quizá hubiera merecido alguna escena en el debate entre Rubalcaba y Rajoy, ha surgido en la entrevista que mantuvo Juan Ramón Lucas en RNE, con Álvaro Nadal, secretario de Economía del PP.

La caída de los PIIGS demuestra la fragilidad de los estados 

Lucas preguntó: 'Rajoy prometió subir las pensiones el 1 de enero. Usted ha dicho que, salvo que el FMI nos diga, no cuadran las cuentas.' Nadal explicó: 'En realidad se está diciendo otra cosa. Si España retiene su soberanía, hay un compromiso de Rajoy de aplicar la actual ley que ha sido suspendida en 2011'.

Y, acto seguido, advirtió: 'Ahora, ya podemos espabilar y hacer lo que tenemos que hacer para evitar la segunda velocidad porque entonces la discusión de qué va a pasar con las pensiones no le va a corresponder al Gobierno [de Rajoy], sino a aquellos señores que controlan la economía española, como ocurre en Grecia, Portugal, Irlanda y empieza a ocurrir en Italia. En ese caso, hay una cosa por encima del Gobierno que obliga a hacer aunque al Ejecutivo no le guste, porque el país estará intervenido y habrá perdido su soberanía económica'.

Esta descripción se ajusta a lo que pasa desde mayo de 2010 en España. Esas 'cosas por encima del Gobierno' se llaman Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional.

La versión de Nadal vendría a ser la siguiente: con Rajoy, España recupera su soberanía económica perdida. A cambio, hay que hacer 'lo que tenemos que hacer'. Y, según Nadal, eso pasa en primer lugar por reducir el déficit, mediante la eficiencia en el gasto, y en 'último o ultimísimo lugar' subiendo impuestos. Porque, si 'enseñamos la subida del IVA a la Administración, esta no hará los ajustes, la subida es el último recurso' y se asume como 'perdida la batalla por la eficiencia y la eliminación de las duplicidades'.

Como dice la primera ministra eslovaca, ya
existe una eurozona
dividida en dos

Nadal señala que los límites que tendrá un Gobierno de Rajoy son los que ha señalado el pasado jueves el comisario europeo Olli Rehn, a saber, que el objetivo de reducir el déficit al 6% del PIB no se va a cumplir. 'No es lo mismo un 6%, un 6,6% o más, como vaticinan muchos analistas'.

El PP estima que la reducción del déficit es fundamental por el efecto del llamado crowding out que, según explicó, se está produciendo en España. La idea es que la inversión privada se ve desplazada o reducida por falta de recursos financieros (crédito) que absorbe la deuda pública. Es el ejemplo de Rajoy en el debate: las administraciones aumentan en 93.000 millones de euros en créditos y los préstamos a empresas y familias caen en 56.000.

La idea de desplazamiento o expulsión del sector privado por el público no se corresponde, empero, con la realidad. Lo que sí pasa es que el sistema de transmisión (los bancos) está bloqueado por la crisis. Y es que, además, la deuda acumulada por empresas y familias exige un largo proceso de desapalancamiento. A esto llama 'recesión de balance' el economista jefe de Nomura, Richard Koo.