Público
Público

Sobredosis de actos para conmemorar el bicentenario

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Decenas de publicaciones literarias sobre el alzamiento popular de 1808, exposiciones, representaciones callejeras, recitales de música y festivales de danza y teatro contribuyen a la sobredosis de actos programados por toda la geografía española para conmemorar el bicentenario del Dos de Mayo.

Todo es poco para celebrar el levantamiento popular contra el invasor francés, por lo que editoriales, empresas y administraciones públicas y privadas han puesto todo de su parte para, en un despliegue sin precedentes, conmemorar tan fastuosa fecha: el dos de mayo de 1808.

No puede haber tantos lectores interesados en la Guerra de la Independencia como literatura se ha publicado en el último año en torno al tema, aunque no todas las versiones son coincidentes.

Así, lo que para unos fue un levantamiento popular en toda regla contra Napoleón, para otros no fue más que una conspiración, liderada por el conde de Montijo, quien dirigió el motín de Aranjuez y supuestamente arengó a las masas, pagando a hampones del arrabal y criados de los inspiradores del golpe.

Entre la multitud de libros publicados por todas las editoriales sobre el bicentenario se pueden encontrar distintos géneros, aunque predominan la novela, los libros de historia y las biografías sobre sus conocidos personajes.

"Un día de cólera", de Pérez Reverte; "Como lobos hambrientos", de Martínez Laínez; "España, el infierno de Napoleón", de Emilio de Diego; "José Bonaparte", de Manuel Moreno; "La Artillera", de Ángeles Irisarri; "Dos de mayo de 1808", de José Luis Olaizola; o "España contra España", de Rafael Torres, son sólo algunos ejemplos del "boom" literario sobre la Guerra de la Independencia que ha recorrido el país de norte a sur en los últimos meses.

Pero si las editoriales han tirado la casa por la ventana con motivo del bicentenario, los organismos oficiales no se han quedado atrás en esta carrera por ver quien organiza más actos conmemorativos no sólo en las ciudades implicadas directamente en la Guerra de la Independencia -Madrid, Zaragoza, Cádiz, Móstoles, Bailén y Aranjuez- sino en otras partes de España, Francia e Hispanoamérica.

Los actos oficiales, coordinados por la Comisión Nacional para el Bicentenario de la Guerra de la Independencia, arrancaron el pasado 12 de febrero con la exposición "España 1808-1814. La nación en armas", en el Centro Cultural de la Villa, en la que se repasa con imágenes acontecimientos militares, políticos y sociales del periodo que va entre 1808 y 1814.

La Biblioteca Nacional no ha querido tampoco perder la ocasión para exponer en "Miradas sobre la Guerra de la Independencia" más de 150 dibujos, grabados, estampas, documentos, libelos y mapas con los que Francisco de Goya expresó los horrores de la guerra.

Pero la mayor exposición dedicada a Francisco de Goya, desde la organizada en 1996, fue la inaugurada por los Reyes el pasado 14 de abril en el Museo del Prado, en la que se reconstruye el diario artístico del maestro aragonés en uno de los periodos más turbulentos de la historia española a través de casi 200 obras, y cuyas estrellas con los lienzos recién restaurados de "La lucha contra los mamelucos", y los fusilamientos del 3 de mayo.

Emblemática es también la muestra que se exhibe desde el pasado viernes en las salas de la Fundación Canal del escritor Arturo Pérez Reverte, en la que propone, con innovadoras técnicas audiovisuales como los hologramas, un viaje hacia el pasado, con el ánimo de recrear "lo más fielmente posible" los acontecimientos del 2 de mayo para que el visitante los reviva de una forma didáctica.

Otras exposiciones como la del Museo de la Moneda, con 31 obras encargadas por la Fundación Móstoles al artista Jesús Soler, la venta en subasta de ochenta láminas al agua fuerte de la colección "Los desastres de la Guerra" de Goya, o la reedición del espíritu de unión entre pueblo y Ejército, firmado en un convenio entre el Ministerio de Defensa y el Ayuntamiento de Bailén, forman también parte de los actos para celebrar la efeméride.