Público
Público

Los socialdemócratas rumanos denuncian fraude electoral

El PSD exige una revisión de los resultados que dan como ganador a Basescu

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Rumanía es un país partido en dos. Mientras los economistas destacan los enormes contrastes entre las ciudades y las zonas rurales, la división es desde ayer más política que nunca. Traian Basescu, del Partido Democrático Liberal, ha renovado su mandato como presidente, según los últimos resultados oficiales, con el 50,33% de los votos. Su rival, el socialdemócrata Mircea Geoana, quien el domingo por la noche se había atribuido la victoria, obtuvo el 49,66%. Su partido, el PSD, no aceptó ayer la derrota. Denunció fraudes y ha pedido una revisión de los resultados.

'Será muy difícil que consigan la celebración de otra vuelta electoral', analizó Dan Lungu, sociólogo y autor de varios ensayos sobre su país, 'entre otras cosas porque Basescu consiguió el apoyo de los rumanos en las grandes ciudades, las más occidentalizadas, y el de los emigrantes'. La delegación de la OSCE que vigiló los comicios subrayó ayer que todo se había desarrollado 'conforme a las normas' de la organización, aunque pidió a las autoridades a investigar las acusaciones del PSD.

Veinte años después de la caída del régimen comunista de Nicolae Ceaucescu, el proyecto de Basescu es reformar las instituciones de un país aún lastrado por la corrupción, según Transparency International. Pero Basescu, un antiguo capitán de la Marina Mercante, también es criticado por el sector social que considera que el presidente no ha cumplido con sus promesas de reducir la pobreza. Rumanía consiguió en los últimos años un alto crecimiento, aunque es, después de Bulgaria, el país más pobre de la UE con una renta per cápita de unos 9.000 euros. Es precisamente en las regiones más pobres donde el ex diplomático Geoana, del PSD, recaudó más votos. Acusaba a su rival de no haber respondido a los efectos de la crisis financiera mundial.

'La prioridad ahora es formar un gobierno', insistió el analista Cristian Pirvulescu. La división entre la coalición del PSD con el Partido Liberal Nacional y la Unión de los Húngaros en el Parlamento y Basescu en la Presidencia ha provocado la inestabilidad política y el país anda sin gobierno. Si el ex marino no consigue nombrar a un primer ministro, los rumanos podrían estar llamados pronto a las urnas para elecciones legislativas.