Publicado: 21.04.2014 18:41 |Actualizado: 21.04.2014 18:41

Los socialistas franceses se amotinan contra el plan de austeridad de Manuel Valls

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un grupo de parlamentarios socialistas ha elaborado un plan de ajuste alternativo al presentado por el Gobierno con el objetivo de evitar que el poder de adquisición de los franceses se vea afectado. Según ha informado este lunes el vespertino Le Monde esos parlamentarios han elaborado un documento, que ha sido trazado por miembros de la comisión de Finanzas, y que está previsto presenten hoy sus conclusiones al jefe de los diputados socialistas, Bruno Le Roux, y a la encargada de presupuesto, Valérie Rabault. Mañana serán recibidos por el primer ministro, Manuel Valls.

El programa lanzado por Valls el pasado miércoles contempla una reducción del gasto público de 50.000 millones de euros entre 2015 y 2017 y prevé que los sueldos de los funcionarios no suban y que hasta octubre de 2015 se congelen las pensiones y las prestaciones sociales. "Hay una oposición muy clara. El objetivo es encontrar un punto de equilibrio entre el Ejecutivo y la mayoría", ha asegurado Rabault en referencia a las dificultades que podría encontrar ese programa en su votación en la Asamblea Nacional, prevista en principio para el 29 de abril.

Para esos diputados los hogares de ingresos medios y modestos ya se han visto afectados por los anteriores esfuerzos presupuestarios y no es posible exigirles más. Este grupo se desmarca de los socialistas que el pasado jueves solicitaron a Valls que modere el programa de ajuste, planteando que el ahorro debería limitarse en esos años a 35.000 millones de euros.

Los participantes en este nuevo documento comparten la cantidad prevista por el jefe del Gobierno, pero piden que no vaya en contra de la recuperación económica y del empleo, que, a su juicio, "se han visto frenados por los esfuerzos presupuestarios". La primera alternativa, que acelera el calendario de corrección del déficit, propone aplicar el llamado pacto de responsabilidad a las pequeñas y medianas empresas a partir de 2015, pero aplazar a 2016 su aplicación en los grandes grupos, lo que, en su opinión, permitiría no congelar las prestaciones sociales.

El segundo escenario busca bloquear la evolución de ciertos gastos fiscales, como el crédito de impuesto para la investigación, y el tercero y último hace hincapié en un plan de lucha contra el fraude fiscal. Con estas nuevas propuestas se elevan las críticas internas contra un plan de ajuste que va a ser presentado en consejo de ministros este miércoles y que muchos consideran un giro a la derecha.