Público
Público

El socio de Díaz Ferrán deja sus cargos en la CEOE

Fuentes empresariales descartan que el jefe de la patronal abandone su puesto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Gonzalo Pascual, socio de toda la vida del presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), ha dimitido de sus cargos como responsable del Consejo de Turismo y vicepresidente de la organización empresarial.

A mediados de julio, Gonzalo Pascual se reunió con Díaz Ferrán y le comunicó la decisión de abandonar sus cargos en CEOE, 'tanto por escrito como de viva voz', según explicó a Público una fuente cercana al presidente de CEOE. En esa conversación, Gonzalo Pascual argumentó que 'no le parecía lógico mantener la presidencia del Consejo de Turismo cuando él ya no tenía empresas en el sector'.

Gonzalo Pascual alega que ya no representa al sector turístico

La estructura de dirección de CEOE implica que quien asume el cargo de presidente del Consejo de Turismo es, a la vez, uno de los vicepresidentes de organización. Por lo tanto, la dimisión de uno de los cargos supone automáticamente la dimisión de los dos.

Asumida esta circunstancia, Díaz Ferrán ha dedicado el resto del verano a mantener contactos con los principales empresarios del sector para buscar un sustituto. 'Ya tienen prácticamente decidido el nuevo responsable, que sería uno de los principales empresarios del sector', aseguran las fuentes consultadas. El presidente de CEOE se reunirá durante la primera semana de septiembre con el Consejo de Turismo para hacer oficial esa elección.

Gonzalo Pascual ha sido el compañero inseparable de Gerardo Díaz Ferrán desde 1967, cuando fundaron juntos la empresa de transporte por carretera Trapsa, germen del emporio turístico Marsans. El pasado 10 de junio, tras una dura agonía financiera ambos decidieron vender Marsans a Posibilitum Business, una empresa especializada en liquidar compañías con problemas.

Díaz Ferrán tiene prácticamente decidido quién será el sustituto

Su vida empresarial siempre ha estado unida, pero este movimiento del principal socio de Díaz Ferrán no implica, según fuentes empresariales, que el actual presidente de CEOE siga los pasos de su socio y abandone la presidencia de la organización.

Durante el último año, han sido muchas las voces, dentro y fuera de la CEOE, que han solicitado su dimisión. Según sus detractores, los problemas financieros que atravesaban sus empresas restaban credibilidad a su representación como líder de los empresarios en plena negociación de la reforma laboral.

Las presiones han descendido, pero todavía pesa sobre él la investigación abierta por la Inspección de Trabajo que constata indicios de delito penal en la gestión de Gerardo Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual al frente de Marsans.