Público
Público

Sócrates duda de los sondeos que dan la victoria a los conservadores lusos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer ministro portugués y líder socialista, José Sócrates, puso hoy en duda los sondeos que otorgan un claro triunfo a sus rivales conservadores en las elecciones del domingo.

"En democracia nadie tiene certeza de la victoria", afirmó Sócrates que pese a los más de cinco puntos de ventaja que las últimas encuestas dan al Partido Social Demócrata (PSD, centro-derecha) consideró que el resultado de las elecciones "está abierto".

Los sondeos divulgados hoy por varios medios de Lisboa ratifican la ventaja del PSD, que obtiene un 36,5 por ciento de intenciones de voto frente a un 31,1 del Partido Socialista (PS), que lleva casi seis años en el poder.

Pedro Passos Coelho, presidente del PSD y candidato a sustituir a Sócrates en el Ejecutivo, se mostró, en cambio, seguro de su victoria pero alentó a los electores a darle una mayoría absoluta para gestionar los compromisos que debe afrontar el país, empeñado en un rescate internacional de 78.000 millones de euros.

El dirigente conservador, que al igual que Sócrates cierra hoy la campaña electoral con un acto en Lisboa, afirmó que "sería trágico que la formación del próximo Gobierno dependa del apoyo expreso del Partido Socialista".

Passos subió hoy el tono social de su discurso y abogó por rechazar "la mentira" y alejarse de un modelo de sociedad "en la que un puñado de gente es casi dueña de Portugal y acumula la mayor parte de los ingresos y la riqueza".

"Es eso lo que tenemos que cambiar en los próximos años", dijo el líder del PSD, que, como Sócrates, concluye la campaña con una "arruada" (desfile callejero) por el barrio del Chiado, en el centro de Lisboa, seguida de un mitin de cierre.

El primer ministro en funciones, que dimitió en marzo pasado tras perder el respaldo del PSD a sus medidas de austeridad económica, hizo primero el desfile acompañado por varias figuras y dirigentes de su partido, como los ex presidentes Mario Soares y Jorge Sampaio.

Sócrates se quejó de haber sido víctima de una campaña de descrédito y acusaciones personales y acusó a los partidos de la izquierda marxista, que aglutinan cerca del 15 por ciento de las intenciones de voto, de allanar el camino al PSD con sus ataques constantes al PS.

"Eso se llama dar una gran contribución de la izquierda a la derecha", manifestó.

Las dos fuerzas marxistas, el Partido Comunista y el Bloque de Izquierda, mantuvieron hoy en las concentraciones finales de campaña las críticas al Gobierno por los compromisos contraídos a cambio del rescate internacional, que consideran muy perjudiciales para el país y sobre todo para los trabajadores.

El otro partido importante que concurre a los comicios, el Centro Democrático Social-Partido Popular (CDS-PP, democratacristiano) continua bien situado en las encuestas, con el 11,6 por ciento de intenciones de voto.

Su líder, Paulo Portas, subrayó hoy su disposición a apoyar al PSD en la formación del próximo Ejecutivo y afirmó en un acto callejero que un "Gobierno de cambio en Portugal" tiene que ser de esos dos partidos, que juntos podrían tener incluso mayoría absoluta, según los sondeos.

Las cinco formaciones lusas con presencia parlamentaria concluyen hoy dos semanas de campaña electoral en la que la crisis económica y social que sufre Portugal ha sido el denominador común.

Portugal ha empezado ya a disponer de parte de los 78.000 millones de euros que a lo largo de los próximos tres años recibirá de la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Pero se ha comprometido a cambio a cumplir un estricto programa de saneamiento económico y reformas para reducir su déficit fiscal y liberalizar el mercado laboral que, según los expertos, va ahondar aún mas el desempleo y la recesión en el país.