Público
Público

Sócrates visita las zonas inundadas e insta a trabajar por Madeira

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer ministro portugués, José Sócrates, visitó anoche las zonas más afectadas por las riadas que causaron ayer al menos 32 muertos y una docena de desaparecidos en Madeira e instó a trabajar para restaurar la normalidad en la isla.

El dirigente socialista luso llegó a Funchal, la capital del archipiélago, acompañado por el ministro del Interior, Rui Pereira, y después de que varias brigadas de rescate, tanto militares como de servicios civiles, acudieran ya desde el continente para ayudar a las víctimas de las lluvias torrenciales que asolaron hoy la isla.

Sócrates se reunió en Funchal con el presidente del Gobierno regional, Alberto Joao Jardim, y otras autoridades locales así como los responsables de los organismos de protección civil y recorrió, de noche, zonas de la ciudad arrasadas por las riadas de agua y lodo.

En declaraciones a los periodistas, el primer ministro expresó su solidaridad con las víctimas y el apoyo del Gobierno central a las autoridades regionales en las tareas de rescate y reconstrucción de las infraestructuras.

"Es el momento de que trabajemos en conjunto", dijo Sócrates al subrayar que se había desplazado a la isla para asegurarse de que, por parte de las autoridades centrales, se hace todo lo posible para ayudar a la isla "a responder a esta situación de emergencia".

El Gobierno va a "recurrir a todos los medios que sean necesarios para ayudar a Madeira", agregó Sócrates antes de desplazarse a las áreas bajas de la capital, las más dañadas por la inundación.

Las autoridades de Madeira temen entretanto que haya más de los 32 muertos registrados hasta ahora por las lluvias torrenciales en la turística isla portuguesa, las más intensas en los últimos 40 años.

Según fuentes oficiales ya han sido atendidos en los hospitales más de un centenar de heridos y se sabe de al menos una docena de personas desaparecidas por las denuncias de sus familiares.

Pero los servicios de socorro no han podido acceder todavía a poblaciones aisladas por el corte de las carreteras y las líneas de teléfono y el número de víctimas registradas podría aumentar, según medios oficiales.