Público
Público

La soja reduce los problemas para dormir en las mujeres mayores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los compuestos similares alestrógeno que se encuentran en la soja ayudarían a las mujeresposmenopáusicas a dormir mejor, según un estudio pequeño.

Esos compuestos, llamados isoflavonas, se estudiaron paratratar distintos síntomas menopáusicos y problemas de saludfrecuentes después de la menopausia, como el colesterol, elazúcar en sangre y la grasa corporal elevados, con resultadosdesalentadores.

El insomnio es muy común en las adultas mayores, escribióen la revista Menopause el equipo de la doctora Helena Hachul,de la Universidad Federal de Sao Paulo.

Para investigar si las isoflavonas serían beneficiosas, elequipo les asignó al azar a 38 mujeres posmenopáusicas coninsomnio 80 miligramos (mg) de isoflavonas o de placebo durantecuatro meses.

A todas las participantes se les realizó unapolisomnografía, que consiste en pasar una noche en unlaboratorio del sueño para medir signos vitales, estadios delsueño y los movimientos. Es el estudio de primera elección paramedir la calidad del sueño.

En el grupo tratado con isoflavonas, la eficiencia promediodel sueño (el porcentaje de tiempo que la mujer pasaba en camadurmiendo) pasó del 78 al 84 por ciento durante el estudio,mientras que en el grupo tratado con placebo creció del 78 al81 por ciento.

El 90 por ciento del grupo tratado con isoflavonas teníainsomnio "moderado o intenso" al inicio del estudio, lo quedisminuyó al 37 por ciento a los cuatro meses; en el grupotratado con placebo, la cantidad de mujeres con insomnio bajódel 95 al 63 por ciento.

El equipo señala que entre uno y dos tercios de las mujeresposmenopáusicas tienen insomnio por distintos motivos.

Por ejemplo, durante las observaciones nocturnas al iniciodel estudio, un cuarto de las participantes roncaba, variastenían cinco o más apneas por hora, y unas pocas movían laspiernas más de cinco veces por hora.

Dado que se desconoce la causa del insomnio en laposmenopausia, el equipo no puede explicar por qué la sojaayudó a descansar mejor a las mujeres tratadas con lasisoflavonas.

Además, como el estudio fue pequeño, el equipo advierte que"no permite concluir que la soja beneficiaría a todas lasmujeres por igual".

Aun así, los autores concluyen que, dado que el insomnioafecta a tantas mujeres durante la menopausia, "el tratamientocon fitoestrógeno debería ser una opción para mejorar lacalidad de vida de las pacientes".

FUENTE: Menopause, publicado online 19 de agosto del 2010