Público
Público

Sol Picó se enfrenta a su momento vital al ritmo de un concierto de rock

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Enérgica y con toda su fuerza, aunque cavilando sobre su actual momento vital, la coreógrafa y bailarina Sol Picó ofrecerá en el Mercat de les Flors del 5 al 8 de marzo una interpretación singular en la que intenta reinventarse al ritmo de un concierto de rock, que simula en el escenario.

Así ha presentado hoy la artista alicantina, ganadora de 6 premios Max, entre otros galardones, "El llac de les mosques", un espectáculo en el que vuelve a recuperar el protagonismo como bailarina en escena.

Picó ha señalado que se trata de un solo, tras varios espectáculos "con mucha gente", como "Sirena a la plancha" o "La prima de chita".

El espectáculo tiene un formato de concierto y sus escenas se suceden de ese modo.

En él la artista, que ya ha cumplido los 40 años, aparece como una mujer, ella misma, que se enfrenta a su momento vital, que va cambiando a medida que van transcurriendo las escenas, en una especie de catarsis durante la que se pregunta y responde en voz alta: "me hago mayor...y qué...".

En su reflexión sobre el envejecer tiene cabida también "el final" al que "llegamos todos", la muerte, por lo que, en otro momento, la bailarina aparece cavando una pequeña tumba.

"Es un reto morir en el escenario", ha dicho Picó, reto que al parecer soluciona con ayuda del Mag Lari en una escena que se vio en la gala de presentación de la temporada teatral barcelonesa.

En ese viaje, los "músicos forman parte del total", son un cincuenta por ciento del espectáculo y están sobre el escenario tocando rock, ha dicho la bailarina y coreógrafa.

Tocan en directo Mireia Tejero (saxo y voz); Mercè Ros (batería y voz); Jordi Pegenaute (guitarra y voz) y Joan Rectoret (bajista y voz).

Picó comparte escenario con el leridano Valentí Rocamora, un artista que vivía en Bonn (Alemania), "un hombre inmenso, grande" que representa la relación de 'partenaire', del "compañero que está contigo toda la vida, y que a veces quieres y otras no".

El actor y maquinista Manrique, personaje llegado de México, técnico y actor del montaje anterior, "Bésame el cáctus", está también en el escenario, "como una sombra que ayuda, apoya".

Picó les pone tutús a los músicos y, ha bromeado, "otras cositas", en un espectáculo de su autoría y muy personal.

Baila y habla y, entre otras cosas, en presencia de un electrodoméstico de secado, señala que "quizás un buen centrifugado puede cambiar tu vida".

La intención es clara: la de comunicar que hay que afrontar el hecho de hacernos mayores con humor y alegría, ha señalado.

Es una especie de 'revival' de otros montajes, con música potente en el que hay proyecciones de vídeo y "una pequeña acción" consistente en una invitación al público a subir al escenario, ha explicado.

No es sin embargo para la artista esta obra "un punto de inflexión en el sentido de 'aquí va a cambiar todo'". Más bien es un "planteamiento real" que exige el trabajo físico.

Premio Nacional de Danza de la Generalitat, Sol Picó y su compañía, que ha cumplido quince años, tiene en su repertorio unos 25 espectáculos.

"El llac de les mosques" es una coproducción de la Cia. de Danza Sol Picó, El Mercat de les Flors y Centro Párraga de Murcia, que se verá también en el Circo Price, dentro del Festival Madrid en Danza.