Publicado: 13.10.2014 07:00 |Actualizado: 13.10.2014 07:00

El Sol que es rentable

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una inversión desde 1.000 euros, en un valor seguro, con una rentabilidad garantizada de alrededor del 6% y una permanencia mínima de cinco años. Si alguien tratara de convencernos de que detrás de estas características hay un proyecto social, ético y sostenible en lugar de un producto financiero, probablemente dudaríamos.

Pero la iniciativa, puesta en marcha por una pequeña empresa dedicada a empujar la transición hacia las energías renovables y el cambio de modelo energético, es real y cuenta ya con 150 participantes. Camino Solar (así se llama la propuesta) busca consumidores "con consciencia" que quieran invertir en instalaciones solares fotovoltaicas de las que luego recibirán los ingresos por la venta de electricidad, contribuyendo, de paso, a darle la vuelta al sistema energético.

"El único objetivo del Gobierno es impedir a toda costa que los ciudadanos sean propietarios de su propia energía. Si no tomamos decisiones que quiten poder a los oligopolios seguiremos hablando sin solucionar nada. Nada va a cambiar si no hay una ciudadanía que empuje al cambio. Por eso proponemos invertir en renovables, porque en ese momento uno se convierte en activista del cambio", señalan Cote Romero y Mario Sánchez, dos de los fundadores de la empresa sin ánimo de lucro Ecooo.

Cada persona que quiera invertir deberá hacerlo por una cantidad de al menos 1.000 euros que se compromete a no retirar antes de cinco años. Esa cifra, aseguran, permite empezar a compensar nuestra huella ecológica, es decir, el impacto ambiental que tiene el consumo que hacemos de los recursos naturales. No obstante, para producir, por ejemplo, unos 3.000 kilovatios (el equivalente al consumo eléctrico medio de un hogar en un año) sería necesaria una inversión de al menos 7.000 euros.

Los beneficios se reciben cada tres meses en función de la venta de electricidad

Tras el desembolso, el inversor entra a formar parte de una comunidad de bienes junto a los demás participantes y recogerá cada tres meses los beneficios de explotación de la planta fotovoltaica, que varían en función de la época del año y la ubicación de la instalación. Ecooo calcula que, descontando los gastos de operación y mantenimiento, el total de la inversión inicial se recuperaría después de 13 o 14 años comenzando a obtener beneficios netos. En torno al año 30 se habría conseguido generar una rentabilidad cercana al 6%. Su objetivo es poder recaudar el apoyo de un millón de personas en un año.

"No buscamos empresarios ni inversores cuyo fin sea puramente económico, sino consumidores conscientes. Este sistema económico nos lleva a la individualidad y nosotros queremos trabajo colectivo. De alguna manera, se trata de replicar en el ámbito económico y ecológico los movimientos sociales que tienen lugar en el aspecto político", señalan.

"Cuando uno invierte en renovables se convierte en activista del cambio"

Todas las fotovoltaicas que tienen arrendadas son instalaciones sobre tejado pertenecientes a la primera generación de renovables. Plantas de personas que decidieron invertir en su día y que ahora, dado el cambio regulatorio y la crisis económica, ya no pueden mantener. Al ser plantas registradas antes del año 2012 tienen derecho a cobrar por la venta de electricidad y los complementos a la inversión y la operación.

"Es cierto que podría haber nuevos cambios regulatorios que harían variar algo la rentabilidad, pero los cálculos los hemos hecho teniendo en cuenta la legislación más conservadora. Si hubiera un cambio de color político en el Gobierno se mantendrían las condiciones en las que la gente invirtió", dice Mario Sánchez.


http://www.quoners.es/debate/which-renewable-energy-resource-do-you-like-morecual-es-el-recurso-de-energia-renovable-que-mas-te-gusta