Público
Público

Solana cree que no será necesaria una misión de la UE contra la piratería en Somalia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El jefe de la diplomacia europea, Javier Solana, consideró hoy que probablemente no será necesaria una misión europea para luchar contra la piratería en aguas de Somalia y aseguró que la creación de una célula para coordinar las operaciones de los países en ese ámbito es un paso "en la dirección adecuada".

A petición de España, los ministros de Exteriores de los Veintisiete analizarán hoy la situación de la flota europea que faena frente a las costas somalís tras los ataques contra el atunero español "Playa de Anzoras" y el francés "Le Drennec".

Como respuesta, los Estados miembros aprobarán la creación de una célula de coordinación de las fuerzas militares de países europeos que hay en la zona, y que estará dirigida por el capitán de navío español Andrés Breijo.

Este grupo estará compuesto por otras tres personas y tendrá su base en Bruselas, con la función de coordinar y diseminar toda la información relacionada con la vigilancia y las acciones aeronavales que varios países de la UE, entre ellos España, realizan para proteger las navegación en la región.

España propuso que la UE lanzara una operación naval propia, pero no se ha logrado todavía la unanimidad necesaria, por lo que de momento se ha acordado crear esa célula de coordinación.

La puesta en marcha de este grupo "es un paso muy bueno en la dirección adecuada", afirmó hoy Solana en unas declaraciones al llegar al Consejo de Ministros, en las que agregó que no cree que una misión militar de la Unión Europea "vaya a ser necesaria".

A pesar de ello, los ministros dejarán hoy abierta la opción de lanzar una operación militar común como recurso eventual.

La célula de coordinación es la primera aportación de la Unión Europea a la aplicación de las resoluciones de las Naciones Unidas 1814 y 1816.

España fue una de las impulsoras de la resolución 1816 del Consejo de Seguridad de la ONU, aprobada el 2 de junio y por la que se autoriza a navíos de guerra extranjeros a perseguir dentro de las aguas de Somalia a embarcaciones piratas, si reciben el consentimiento de ese país.

Junto a España, el Gobierno francés defiende soluciones a nivel comunitario para afrontar el problema de la piratería en la zona, en la que faenan 55 barcos europeos, principalmente franceses y españoles.

En los últimos meses se han multiplicado los ataques de piratería en aguas internacionales próximas a Somalia, que afectan tanto a buques comerciales como de recreo.