Público
Público

Solana pide "más audacia" para que siga en aumento la aportación europea a la gestión de crisis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Alto representante de la Unión Europea, Javier Solana, ha pedido hoy a los dirigentes europeos "más audacia", capacidad de riesgo y recursos, para que siga aumentando la aportación de la UE a la gestión de crisis en todo el mundo.

Diez años después del lanzamiento de la política europea de seguridad y defensa, el balance es muy positivo, pero "queda mucho por hacer" y "tenemos que ser capaces de asumir más riesgos", ha afirmado Solana en un seminario conmemorativo organizado por la Presidencia sueca de la UE y el Instituto europeo de Estudios de Seguridad (IES).

En junio de 1999, en plena campaña de bombardeos de la OTAN contra las fuerzas yugoslavas en Kosovo, los líderes de la UE decidieron en Colonia sentar las bases de una política europea de seguridad y defensa (PESD).

La Unión, acordaron entonces los Quince, "debe tener una capacidad de acción autónoma, respaldada por unos recursos militares creíbles, los medios para decidir emplearlos y la disposición para hacerlo, con objeto de responder a las crisis internacionales y sin perjuicio de la actuación de la OTAN".

En aquella cumbre los gobernantes comunitarios nombraron a Javier Solana su primer "Alto representante para la Política Exterior y de Seguridad Común", cargo en el que ha permanecido una década desde entonces.

"Sí, la PESD", ha dicho hoy Solana, "es riesgo" y "deberíamos estar dispuestos a asumir más, es la única forma de madurar en la gestión de crisis".

A lo largo de estos años, la Unión ha llevado a cabo 22 misiones en cuatro continentes, algunas en escenarios tan exigentes y alejados de Europa como Congo o Chad, o más recientemente en las aguas del Índico frente a Somalia.

"Antes, la política exterior europea solía hacerse mediante declaraciones. Ahora, la Unión pone gente sobre el terreno en gran numero, de manera visible, y asume riesgos por la paz".

Solana ha dejado claro, no obstante, que en materia de seguridad y defensa "no se puede lograr nada sin los medios para hacerlo" y en estos momentos sigue existiendo "una brecha entre nuestras ambiciones y nuestras capacidades".

"Es esencial que dispongamos del personal y los recursos, tanto civiles como militares, y en el momento en que se necesitan, para respaldar nuestras decisiones políticas", ha advertido.

Ha pedido a los gobiernos europeos que sigan apoyando a la Agencia Europea de Defensa, encargada de coordinar el desarrollo de armamento y capacidades militares para los estados participantes en la PESD.

A pesar de la crisis económica, que está sometiendo a una tremenda presión los presupuestos nacionales, los gobiernos deben ser conscientes de las necesidades de la seguridad europea.

Para avanzar, ha insistido, "necesitamos más capacidades para la gestión de crisis, mecanismos de respuesta rápida y disposiciones financieras suficientes y flexibles, así como análisis políticos más sofisticados".

Solana ha vuelto a señalar la necesidad de que la Unión Europea cuente con un cuartel general permanente, en Bruselas, para la gestión de crisis.

La UE ya dispone de un Estado Mayor propio donde lleva a cabo la planificación estratégica de las operaciones PESD, pero para el planeamiento diario de cada operación depende de que algún estado miembro le preste un cuartel general nacional.

En el caso de la operación EUNAVFOR Atalanta, de lucha contra la piratería en el Golfo de Adén, el estado mayor operativo está situado en Northwood, al norte de Londres.

El Reino Unido no ha levantado sus reservas a que la UE cuente con un cuartel general propio, pese a que el presidente francés, Nicolas Sarkozy, había dado a entender que las objeciones británicas podrían quedar superadas en paralelo al regreso de Francia a la estructura militar integrada de la OTAN, algo que se materializó en abril pasado.