Público
Público

Solbes acusa al PP de convocar la crisis, que para Pizarro ya es un hecho

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El vicepresidente segundo, Pedro Solbes, y el fichaje estrella del PP, Manuel Pizarro, protagonizaron esta noche el primer debate de campaña, en el que el ministro acusó a los populares de "convocar la crisis", mientras el ex presidente de Endesa la consideró ya un hecho.

Durante más de una hora, los número dos de las candidaturas del PSOE y del PP por Madrid discutieron en Antena 3 sobre su visión de la situación económica del país, en un moderado debate, a pesar de la tensión vivida cuando Pizarro comentó que se podrían evitar muchos gastos "no pagando a terroristas" o del momento en que Solbes le acusó de querer privatizar el sistema de pensiones.

En este "cara a cara", Solbes recordó las grandes cifras macroeconómicas de la legislatura, e insistió en que España está "mejor preparada que nunca en la historia para hacer frente a cualquier reto".

El ministro de Economía y Hacienda advirtió además de que el "catastrofismo" es "incompatible con la capacidad de afrontar retos futuros".

Por su parte, Pizarro prefirió hablar de los "males de la patria" y recurrió en varias ocasiones a la pérdida de confianza en la economía española no sólo por parte de los ciudadanos, sino también de los mercados internacionales y de los inversores extranjeros.

El ex presidente de Endesa insistió en que actualmente "España no va bien" y tiene el "dudoso récord" de ser "campeona" y "subcampeona" de males económicos como el déficit exterior y la inflación, y criticó la inacción del Gobierno por aplacar esta situación.

La discusión sobre la herencia económica también salió en este debate, ya que mientras Pizarro aseguró que los socialistas recibieron en 2004 "la mejor herencia que ha recibido nunca un gobierno español", Solbes señaló que "la herencia que deja el PSOE es mucho mejor que la que recibimos".

Los dos candidatos contrastaron las cifras de empleo: Solbes insistió en destacar el conjunto de la legislatura, con tres millones de nuevos puestos de trabajo, y Pizarro recurrió a los últimos datos de paro registrado y descenso de afiliación a la Seguridad Social.

En este debate, en el que Pizarro aseguró que "estamos en un momento de crisis" y Solbes señaló que cuando el PP habla de crisis o recesión no hay "nada más alejado de la realidad", se habló más de la situación económica que de propuestas electorales.

Pizarro dedicó más tiempo que Solbes para recordar las propuestas de su partido, mientras que el vicepresidente se centró más en rebatir las acusaciones del PP y prometió seguir manteniendo unas cuentas públicas saneadas, aumentar el esfuerzo en inversión productiva y mejorar el funcionamiento de los mercados y la política social.

El candidato del PP lanzó entre sus propuestas la supresión del Ministerio de Vivienda y de la Oficina Económica del Presidente para "reducir gastos" e incidió en las propuestas de rebajas fiscales de los populares.

Unas rebajas que para Solbes sólo favorecen a quienes tienen más margen de maniobra y "ponen en peligro las políticas sociales".

La crisis financiera internacional también tuvo protagonismo en este debate, en el que Solbes volvió a criticar las "lamentables" declaraciones del dirigente popular Eduardo Zaplana dudando de la solvencia de las cajas y bancos españoles, que según insistió el vicepresidente, son "mentiras".

Pizarro, por su parte, hizo al Gobierno responsable de la vigilancia del sistema financiero por haber elegido sin consenso al gobernador y al subgobernador del Banco de España y hacer de este organismo un órgano "delegado" del Ejecutivo.

Ninguno de los dos candidatos se olvidó, cada uno a su manera, de pedir el voto.

Así, Pizarro advirtió de que "el gran riesgo de la situación económica actual es que siga el PSOE en el poder", y Solbes mostró su confianza en que este debate sirva para que los ciudadanos dispongan de más elementos de juicio porque, dijo, "el voto no es neutro y decide un modelo u otro de país, y no todos queremos hacer lo mismo".