Público
Público

Los soldados gubernamentales detienen un convoy de la Misión de la ONU en el Congo y lo apedrean

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un convoy de la Misión de la ONU en el Congo (Monuc) fue detenido por soldados gubernamentales que retuvieron a una veintena de hombres congoleños armados que iban con los "cascos azules", antes de que una multitud rodeara y apedreara los vehículos de Naciones Unidas.

Según informó hoy el portavoz militar de la MONUC, teniente coronel Jean-Paul Dietrich, el convoy, que procedía de Rwindi, 150 kilómetros al norte de Goma, la capital de la provincia de Kivu Norte, fue detenido por los militares de las Fuerzas Armadas de la República Democrática del Congo (FARDC) a la entrada de esta ciudad.

En el convoy, según la MONUC, iban una veintena de milicianos mai-mai, progubernamentales, que pretendían acogerse al programa de desarme vigente en la RDC y que fueron confundidos por los soldados con guerrilleros rebeldes del Congreso para la Defensa del pueblo, que luchan contra las tropas de Kinshasa.

Los militares exigieron a los "cascos azules" la entrega de los hombres armados, a lo que tuvieron que acceder, y que se encuentran ahora en manos de los servicios de seguridad gubernamentales en Goma, según el vicegobernador de Kivu Norte, Feller Lutaichirwa.

Después, según explicó Dietrich, un numeroso grupo de civiles comenzó a insultar a los "cascos azules" y, en el resto del recorrido hasta Goma, una multitud abucheó y lanzó piedras al convoy, un tipo de agresión que ya se había producido en ocasiones anteriores.

Numerosas organizaciones no gubernamentales (ONG) que facilitan ayuda humanitaria en el este del Congo han criticado la actuación de la MONUC, a la que acusan de no proteger a la población civil en la región, y también desconfían de la utilidad del próximo refuerzo de sus efectivos aprobado por el Consejo de Seguridad de la ONU.

Aunque la MONUC cuenta con 17.000 soldados, que pronto serán 20.000, y es la mayor misión de mantenimiento de la paz de la ONU en el mundo, no ha podido evitar los combates entre rebeldes tutsis del CNPD, que han ocupado en los últimos meses gran parte de Kivu Norte, y tropas gubernamentales ni conseguido garantizar la ayuda a los civiles desplazados por la violencia en la zona.

El líder del CNDP, Laurent Nkunda, rechaza la presencia de la MONUC y, el pasado sábado, veinte ONG pidieron al primer ministro británico, Gordon Brown, que apoye un despliegue de fuerzas europeas para proteger a los civiles RDC.

Más de 250.000 personas han tenido que abandonar sus hogares en Kivu Norte desde que se reanudaron los combates entre el CNDP y las fuerzas gubernamentales en agosto pasado y se han unido a cerca de un millón de desplazados que, según la ONU, ya había en la provincia previamente.