Público
Público

Soldados y cooperantes deberían trabajar juntos, dice el BM

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los soldados y los cooperantes deberían trabajar más de cerca para impedir que los conflictoslocales se conviertan en amenazas globales, dijo el viernes el presidente del Banco Mundial (BM), Robert Zoellick.

y paguen - a su policía y sus fuerzas armadas.

"Una buena fuerza policial y ejército merecen la inversión", dijo el ex negociador de comercio estadounidense, según eltexto de sus declaraciones que se entregará el viernes en Ginebra.

"Las fuerzas pobremente entrenadas o los cuerpos que no respetan la legitimidad del gobierno perpetuarán o inclusoempeorarán una situación destructiva", afirmó.

Zoellick asumió la presidencia del Banco Mundial en 2007 tras la dimisión del ex responsable del Pentágono PaulWolfowitz, uno de los arquitectos de la guerra liderada por Estados Unidos en Irak.

Durante su discurso ante el Instituto Nacional para Estudios Estratégicos se refirió a Irak y Afganistán, que handesafiado las líneas normalmente fijadas entre la ayuda al desarrollo y la seguridad.

PAÍSES FRÁGILES

Tanto la ayuda económica como los compromisos de pacificación necesitan extenderse durante períodos de tiempomás largos que en la actualidad para los países más frágiles, según Zoellick.

"Si nos tomamos en serio la ruptura de la espiral de violencia y la degradación del estado, necesitan mantenersefuerzas más grandes durante más tiempo", dijo el ex banquero de Goldman Sachs y responsable del Departamento deEstado de EEUU.

"Para construir confianza, los periodos de los casos azules de la ONU y sus renovaciones deberían autorizarse paramás de seis a 12 meses", dijo, y también sugirió que la ayuda internacional debería entregarse a los países duranteplazos de una década o más.

El Banco Mundial ha comprometido más de 3.000 millones de dólares (unos 2.070 millones de euros) en su año fiscalde 2008 para los países "afectados por la fragilidad y el conflicto", según Zoellick, que advirtió que este tipo de paíseseran extremadamente vulnerables a las amenazas de salud, daños medioambientales y tráfico de armas, drogas ypersonas.

/Por Laura MacInnis/