Público
Público

Sombras de corrupción sobre la oposición japonesa

El tesorero del Partido Democrático es investigado por falsear presuntamente el origen de 42 millones de yenes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El líder del primer partido de la oposición de Japón, Ichiro Ozawa, descartó hoy dimitir después de que su primer secretario haya sido arrestado por ocultar presuntas donaciones ilegales y que la fiscalía haya registrado sus oficinas.

En rueda de prensa, Ozawa, líder del Partido Democrático (PD), apoyó hoy a su secretario y contable, Takanori Okubo, detenido ayer, al tiempo que negó las acusaciones y criticó a la Fiscalía por su actitud 'injusta, política y legalmente'.

Según la agencia local Kyodo, la sede del PD y el despacho del líder opositor en la circunscripción electoral de Ozawa en Oshu, en la provincia de Iwate (norte de Japón), fueron hoy registrados por miembros de la fiscalía, después de que ayer también fuese revisada su oficina de Tokio.

La Fiscalía de Tokio busca pruebas contra Takanori Okubo, contable y secretario del presidente del PD, que fue arrestado ayer por haber ocultado supuestamente donaciones ilegales dirigidas a la oficina del jefe del Partido Democrático.

'No hay nada de qué acusarme, mi secretario lo gestionó (los fondos políticos) de acuerdo con la ley', apuntó hoy en rueda de prensa Ichiro Ozawa, de 66 años, según la agencia local Kyodo.

Okubo, de 47 años, está siendo investigado por falsear el origen de 42 millones de yenes (426.000 dólares) procedentes al parecer de la constructora Nishimatsu, según el diario 'Yomiuri'.

Según fuentes de la investigación citadas por el diario Nikkei, el contable de Ozawa, acusado por la fiscalía de haber violado la ley de control de fondos políticos, estaba al corriente de que las donaciones recibidas entre 2003 y 2006 eran ilegales e intentó ocultar que provenían la constructora Nishimatsu.

Altos cargos de esa empresa, cuyo presidente está implicado en un caso de corrupción, tenían vinculaciones con Ozawa cuando este estaba en las filas del actual partido de Gobierno, por su influencia en el desarrollo de proyectos inmobiliarios, afirma el Yomiuri.

El PD apoyó en un comunicado a Ozawa y lamentó los cargos presentados contra su contable, al igual que criticó la coincidencia del arresto de Okubo con la proximidad de las elecciones previstas para antes de septiembre.

La donaciones de empresas están permitidas en Japón si son declaradas y dirigidas a organizaciones y partidos políticos.

La acusación se basa en la supuesta falsificación del origen de unos fondos provenientes de Nishimatsu y que aparecen registrados a nombre de dos grupos políticos dirigidos por cargos de la construtora.

Los miembros de estos dos grupos aportaban cantidades de hasta 100.000 yenes (1.015 dólares) cada uno, las cuales eran retribuidas posteriormente por Nishimatsu en concepto de primas y pagas extras.

Los investigadores intentan aclarar la implicación de Ozawa en esta trama de financiación ilegal, ya que era el jefe directo de Okubo.

Si el caso de corrupción acaba salpicando a Ozawa, la principal fuerza opositora y alternativa al gobernante Partido Liberal Demócrata (PLD) podría verse descabezado a pocos meses de unas elecciones generales.

Ozawa dijo hoy que devolverá los fondos recibidos si se demuestra que su origen es ilegal.