Público
Público

Somoano pretende minar el control interno de los telediarios de TVE

La nueva dirección de informativos quiere triplicar el censo de electores del Consejo de Informativos. Con esta acción, según fuentes conocedoras del asunto, se “debilitaría al máximo” al órgano de c

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La nueva dirección de informativos de TVE ni olvida, ni perdona. Cuando Julio Somoano fue nombrado nuevo director de los servicios informativos de la televisión pública, los trabajadores de los informativos de la cadena pública con derecho a voto en el Consejo de Informativos rechazaron su nombramiento por una aplastante mayoría (el 70,97% de los votantes votó en contra del nombramiento de Somoano). Meses después, el Consejo de informativos de TVE reprochó a la actual dirección haber dado prioridad al Partido Popular frente a otras formaciones políticos que habían obtenido mejor resultado en las elecciones.

Ahora, el Consejo de Informativos de TVE debe ser renovado y la dirección de informativos quiere poner freno a estas críticas internas. La manera elegida es “reduciendo su legitimidad interna al mínimo exponente” y “debilitando al máximo” su capacidad de salvaguardar la buena praxis periodística de los servicios informativos de la televisión pública, según afirman a Público fuentes cercanas al asunto. La fórmula, la siguiente:

Los representantes de la dirección de la cadena en el Comité electoral del Consejo de Informativos quieren imponer un nuevo censo de electores para la elección del Consejo. Hasta el momento, se seguían dos criterios para determinar qué trabajador de TVE podía votar para elegir sus representantes en este órgano: la categoría profesional y que el trabajo desempeñado estuviese relacionado con la información audiovisual. Con estos criterios, en el último referéndum sobre el nombramiento de Somoano tenían derecho a voto 1.603 trabajadores.

Multiplicar por tres el censo minaríala legitimidad del consejo como vigilante

Sin embargo, la actual dirección de informativos considera que el único criterio que debe aplicarse es la categoría profesional, independientemente del ámbito en el que el empleado desarrolle su trabajo. De esta manera, no sólo votarían las personas relacionadas con la información sino también “productores, realizadores, cámaras... de programas que no tienen nada que ver con los servicios informativos”, aseguran fuentes conocedores de la problemática.

El resultado del cambio sería que el censo se multiplicaría por tres y el porcentaje de participación a las elecciones del Consejo de Informativos se reduciría hasta una “cifra ridícula minando la legitimidad del órgano”.

“Prácticamente casi todos los trabajadores de TVE tendrían derecho a voto. Si conviertes en electores del Consejo de Informativos a trabajadores ajenos al ámbito de la información lo que estás haciendo es debilitar al máximo el órgano. El grado de participación de estos trabajadores será mínimo y su función quedará deslegitimada bajo la excusa de que sólo representan a un porcentaje muy bajo de los profesionales de la televisión pública”, denuncia a Público un antiguo miembro de la comisión redactora del Consejo. “Esta acción busca aguar y descafeinar la función crítica del Consejo”, agrega.

Las fuentes consultadas por Público ejemplifican la voluntad de la nueva dirección de los informativos de la siguiente manera: “Cuando La 1 cortó el discurso de la representante de Bildu tras las elecciones vascas para ofrecer el discurso del candidato conservador al Gobierno vasco, el Consejo de Informativos criticó esta medida y la dirección tuvo que callar. Ahora podrán decir que las críticas vienen de un grupo reducido de trabajadores que no alcanza al 10%, por ejemplo”.

Los argumentos esgrimidos por la dirección de informativos apuntan que con esta modificación las elecciones serían más democráticas y más abiertas para los trabajadores de la casa. El Consejo de Informativos, no obstante, considera que no se trata de que vote el mayor número de gente sino de que vote la gente que trata con la información. “Es el Consejo de Informativos, no el Consejo de trabajadores de RTVE”, apuntan fuentes conocedoras del asunto.

La decisión del censo de cambiar el censo no está amparada en el Estatuto de la Información de RTVE

Más allá de las consecuencias que derivan de este cambio que la dirección de informativos quiere imponer, “lo más grave” del asunto, reconocen fuentes cercanas a los trabajadores, es que el Comité electoral no tiene potestad legal para determinar el cambio en las reglas de elaboración del censo. “El Comité electoral debe dedicarse a supervisar y a ejercer de árbitro no a imponer normas”, denuncian fuentes cercanas al conflicto.

El Estatuto de la Información de la Corporación de RTVE establece: “Serán electores todos los profesionales de la información audiovisual con vinculación jurídica directa con la CRTVE por tiempo superior a un mes en el momento de la convocatoria de las elecciones, sea cual sea su categoría”.

Asimismo, el Estatuto de la Información también reconoce esta competencia al Consejo de Informativos en el apartado de competencias del Consejo: “Elaborar y actualizar, a efectos electorales, los censos de los profesionales de la información audiovisual de forma previa a cada renovación de los Consejos”.

Los Consejos de Informativos constituyen una reivindicación histórica de los trabajadores de la Corporación. Suponen un órgano de participación y control de los trabajadores sobre la elaboración de la informaciones en la cadena pública y una vía para canalizar las posibles denuncias sobre “manipulaciones y malas prácticas informativas”.