Público
Público

La sonda Phoenix descubre un "vaporoso" misterio en Marte

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Instrumentos de conductividad del vehículo explorador Phoenix han descubierto niveles de humedad en el aire de Marte, pero al analizar su suelo éstos indican que es totalmente seco, informó hoy el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA.

Aaron Zent, científico encargado de los aspectos termales y de electroconductividad de la sonda, manifestó que observaciones anteriores hechas por la sonda habían anticipado la posibilidad de encontrar algún vestigio de humedad en el suelo.

En una de esas mediciones se determinó que "la humedad relativa va de casi cero a casi 100 por ciento en cada ciclo del día y la noche, lo que sugiere que hay humedad en el suelo", dijo Zent en un comunicado emitido por JPL.

"Si hay vapor de agua en el aire, la superficie expuesta a ese aire tendría que tener moléculas adheridas, incluso a temperaturas por debajo del punto de congelación", señaló Zent.

Sin embargo, "todas las mediciones hechas hasta ahora revelan un suelo extremadamente seco. No existen indicaciones de películas de humedad y esto es algo asombroso", agregó.

"Debería haber algún residuo de agua en estado líquido adherido a las partículas del suelo. Tal vez sea demasiado pequeño para su detección, pero no hemos terminado de buscar todavía", dijo Zent.

Según los científicos, en lugares del permafrost de la Tierra con temperaturas por debajo del punto de congelación, la fina capa de moléculas de agua en estado líquido sobre partículas del suelo puede aumentar de espesor lo suficiente como albergar vida microbiana.

En julio de este año las pruebas de laboratorio realizadas en el vehículo confirmaron la existencia de agua en el planeta.

La muestra que confirmó la presencia de agua fue extraída de una perforación de alrededor de cinco centímetros en el suelo marciano y donde el brazo robótico de Phoenix tropezó con una dura capa de material congelado.

La misión exploratoria de Phoenix, que descendió el 25 de mayo en un sector del polo norte marciano, debía durar tres meses y terminaba en agosto.