Público
Público

Sonorama, mucho más que música a orillas del Duero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Asistir a una cata de vinos, degustar el almuerzo de las bodegas, acudir con los más pequeños al Sonorama Baby o relajarse en las piscinas del pueblo son algunas de las experiencias que propone el festival Sonorama junto a los más de ochenta conciertos que componen su cartel.

Exhaustos tras una interminable noche de actuaciones que miles de personas despidieron bailando al son de la electrónica de Dorian, este mediodía muchos han elegido reponer fuerzas en las bodegas subterráneas de Aranda de Duero, donde se han servido productos típicos acompañados de caldos de la zona.

Vinos que también han podido saborear muy cerca de allí los trescientos asistentes a los cursos de cata que está impartiendo la Denominación de Origen Ribera del Duero durante el festival por cuarto año consecutivo.

Mientras, la Plaza Mayor de la localidad inauguraba Sonorama Baby, una de las novedades de esta edición, que incluye talleres y juegos dirigidos al público infantil.

Toda una leyenda de la radio española, el locutor Chema Rey, amenizaba las actividades con un recorrido por la historia de la música popular, en el que no faltaron canciones de grupos como Tequila, Ramones o Abba.

Mucho más concurrida se encontraba a esa hora la plaza del Trigo, donde se ubica el escenario principal de las sesiones matinales, lugar por el que otros años han pasado grupos como Supersubmarina, Vetusta Morla o Russian Red.

Con la cara pintada y ataviados con capas, los madrileños de "Hola a todo el mundo" repasaban sus temas bajo un sol de justicia que no logró desanimar a las más de mil personas que allí se congregaron.

Raqueta en mano, varios asistentes disfrazados de tenistas disfrutaban de la actuación mientras, unos metros más allá, se libraba una improvisada guerra de pistolas de agua, que algunos aprovechaban para aliviarse del intenso calor.

En las calles aledañas, varias charangas locales entretenían a los numerosos clientes de las terrazas de bares y restaurantes, dotando al centro histórico de un ambiente festivo.

En la distancia se escuchaban los primeros acordes de Dinero, que sudaron la gota gorda para ofrecer un directo marchoso y enérgico, con el que lograron contagiar a un público que saltó, bailó y se divirtió al ritmo de temas como "En invierno" o "Mentiras".

"El escenario principal lo hacéis vosotros y está aquí", dijo su cantante y guitarrista, Sean Marholm, ante los numerosos gritos que pedían una oportunidad en el recinto del festival para el grupo.

Lejos de allí, otros preferían refrescarse en las piscinas municipales, que hoy son gratis para todos los compradores del abono, y donde también están previstas varias actuaciones.

El cartel de esta noche lo encabezan, entre otros, La habitación roja, Supersubmarina, El Guincho, Rinôçérôse, El Columpio Asesino y Xoel López.