Público
Público

La sorpresa modernista

Melilla demuestra que no sólo de Gaudí vive el Modernismo: un discípulo suyo, Enrique Nieto, llevó a África la creatividad y refinamiento de este estilo.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Hablar de Modernismo en España es asociar este estilo, casi de manera automática, a la Barcelona de Gaudí. Son muchos menos los que conocen que uno de sus discípulos, Enrique Nieto, escapó de la sombra del genio catalán para llevar su creatividad a las calles de una ciudad norteafricana.

Para encontrar la Melilla modernista hay que fijarse en los detalles delicados, en las forjas primorosamente trabajadas, en las puertas que esconden, detrás de la sobria madera, algún elemento que las adscribe a este movimiento refinado. Desde principios del siglo XX, Eduardo Nieto trabajó durante años al servicio del Ayuntamiento, en el que, como curiosidad, cabe señalar que diseñó edificios modernistas para las distintas religiones presentes en la localidad: la sinagoga, la Mezquita Central y varias construcciones de la Iglesia Católica.

La creciente industrialización favoreció el desarrollo urbanístico, que pasó a estar influido a un tiempo por la racionalidad en el trazado y la creatividad de las corrientes modernistas llegadas de Cataluña. La burguesía, en ascenso y orgullosa de sí misma, dejó en las calles melillenses su estampa, aquella que le sirvió para definirse frente a las antiguas clases dominantes. Melilla también tuvo su Ildefons Cerdà, el artífice de su propio ensanche: aquí fue el ingeniero Eusebio Redondo, que en 1906 planificó un amplio espacio urbanístico en el centro de la ciudad.

Frente a la regularidad y ordenación racional de sus calles, Melilla dio rienda suelta a la 'locura' con sus edificios modernistas: alteración de las líneas compositivas clásicas, riqueza floral, animales y rostros de mujer adueñándose de las fachadas, colores marrones y cremas... Y en ese atrevimiento logró convertirse en la segunda ciudad modernista de España tras Barcelona. Si en ella conviven religiones y culturas, también lo hacen estilos, pues aunque el Modernismo sea una de sus señas de identidad, ha aprendido a compartir protagonismo con el art-decó, el historicismo o la arquitectura esgrafiada.

La céntrica Plaza de España es un lugar perfecto para iniciar el paseo por la Melilla Modernista. Saliendo de allí, el parque y la avenida de Juan Carlos I nos van descubriendo decenas de fachadas monumentales, desde las más ambiciosas, como el edificio Reconquista o la Casa de los Cristales, hasta aquellas en las que el Modernismo es sólo un leve ensueño, un rastro furtivo que, no obstante, tiene la virtud de ir sumando elementos para construir un estilo. El estilo de la sorpresa modernista.



Fundación Melilla Monumental