Público
Público

Sortu tiene escaso margen para llegar a tiempo al 22-M

El Gobierno cree que el caso acabará en el Tribunal Constitucional 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La presencia de Sortu, el nuevo partido de la izquierda abertzale, en las elecciones municipales y forales del País Vasco y Navarra, el 22 de mayo, no sólo depende de la resolución que pueda adoptar la Sala 61 del Tribunal Supremo (TS). A la vista de los plazos previstos en la Ley de Partidos, el tiempo para que la nueva formación pudiese llegar a tiempo de presentar su candidatura está muy ajustado.

A falta de la publicación en los boletines oficiales de la convocatoria de los comicios, previsiblemente el 18 de abril será el último día en que los partidos podrán presentar sus listas. Esto significa que a Sortu le quedan poco más de dos meses para clarificar su futuro antes de que se cierre la ventanilla de las Juntas Electorales.

La cuenta atrás comenzó el pasado miércoles con la presentación de los estatutos de Sortu en el registro de partidos. El Ministerio del Interior tiene ahora un plazo de 20 días hábiles (no se cuentan sábados, domingos ni festivos) para enviar los informes de las Fuerzas de Seguridad sobre Sortu a la Fiscalía General y a la Abogacía del Estado, y estos estamentos tienen otros 20 días de plazo para presentar sus demandas ante la Sala 61.

Así, si se agotaran los plazos, no habría prácticamente tiempo para que el Supremo pudiera dilucidar el caso antes de cerrarse el periodo para la presentación de candidaturas. Este calendario es sobre el papel. El vicepresidente primero y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, cree que los plazos legales 'son muy cortos', pero adelantó el viernes que no los agotarán.

En cualquier caso, si este proceso tuviera el mismo ritmo que el que concluyó, en 2007, con la ilegalización de Abertzale Sozialisten Batasuna (ASB), la resolución del Supremo sobre Sortu podría conocerse antes de que se cierre el plazo señalado para presentar candidaturas.

Cabe recordar que ASB presentó sus estatutos en el registro de partidos el 27 de marzo de 2007 y que el Supremo resolvió sobre su ilegalización el 16 de mayo, con lo que transcurrieron entre ambas fechas 32 días hábiles. En el caso de Sortu, desde su registro el 9 de febrero hasta la fecha tope previsiblemente para la presentación de candidaturas, el 18 de abril, hay 48 días hábiles.

ASB fue el partido presentado por la izquierda abertzale como primera opción para concurrir en las elecciones municipales de 2007. Ahora vuelve a la actualidad porque tanto el movimiento ilegalizado como el Gobierno toman como principal referencia el auto dictado entonces por la Sala 61 por la jurisprudencia que sentó.

El Ejecutivo se cuestiona, no obstante, por qué la izquierda abertzale no ha presentado antes los estatutos, y sospecha que la razón de ello sea forzar, precisamente, que no dé tiempo a presentar su candidatura antes del 18 de abril. Según las fuentes gubernamentales, el plan B sería ir a las municipales con agrupaciones electorales en los pueblos y pedir el voto para EA en las Juntas Generales de Vizcaya, Guipúzcoa y Álava y el Parlamento navarro.

Las mismas fuentes creen que el Supremo echará abajo los estatutos, pero que Sortu tendrá posibilidades de lograr su legalización en el Tribunal Constitucional.

La izquierda abertzale insiste en que su opción es estar en las elecciones. La abogada Jone Goirizelaia indicó que el tiempo que dure el proceso no es algo que esté bajo su control, sino que 'va a depender de los plazos que cumpla el Gobierno'.