Público
Público

Sospechan que el nigeriano que intento atentar contra un avión actuaba solo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las primeras investigaciones sobre el intento de ataque terrorista de ayer en un vuelo que estaba a punto de aterrizar en Detroit apuntan a la posibilidad de que el autor, un nigeriano que dice tener vínculos con Al Qaeda, actuara realmente en solitario.

Según informan hoy los medios locales con fuentes de la investigación, el hombre, de 23 años e identificado como Umar Farouk Abdulmutallab, está colaborando abiertamente en la investigación que ha abierto el FBI.

Las primeras indagaciones, según CNN, es que el sospechoso actuó solo y no tiene conexiones formales con grupos terroristas organizados.

De momento, la Casa Blanca ha dicho que considera el incidente un intento de atentado terrorista.

Aunque el nombre del nigeriano no figura en el listado de la Agencia de Seguridad del Transporte que no pueden viajar, su nombre sí aparece en la relación del Gobierno estadounidense de sospechosos de terrorismo.

El incidente ocurrió cerca del mediodía del viernes, cuando el vuelo procedente de Amsterdam con 278 pasajeros a bordo, algunos de ellos procedentes de Nigeria, había iniciado las maniobras de aproximación al aeropuerto de Detroit.

Abdulmutallab trató de activar un artefacto incendiario o explosivo en el interior de la cabina de pasajeros y entre varios de ellos y miembros tripulación fue reducido. Algunos de los pasajeros oyeron pequeñas explosiones, como de petardos.

El individuo fue puesto en manos de la justicia y trasladado a un hospital para ser tratado de quemaduras de segundo y tercer grado.

CNN informa hoy de que el sospecho llegó a Amsterdam en un vuelo de KLM procedente de Lagos, en Nigeria. En la capital holandesa no fue sometido a una revisión adicional de seguridad, sino que simplemente tomó su conexión hacia EEUU.

Según funcionarios de la administración, citados por la prensa EEUU, los investigadores no tienen evidencias de que Abdulmutallab sea un miembro del núcleo duro de Al Qaeda, ni cuente con entrenamiento para ello.

Sin embargo, el hombre ha asegurado en sus declaraciones que mantiene vínculos con esa organización terrorista y que incluso viajó a Yemen para hacerse con el artefacto explosivo y con las instrucciones para activarlo.

Los restos del artefacto han sido enviados a las instalaciones del FBI en Quantico, Virginia, para examinarlo.

El presidente estadounidense, Barack Obama, que se encuentra de vacaciones en Hawai con su familia, fue informado por teléfono del incidente, y pidió que se extremaran las precauciones en todos los vuelos, según dijo ayer su portavoz, Bill Burton. De momento, Obama no ha alterado sus planes vacacionales.

Por ahora, las autoridades estadounidenses no han decidido elevar la alerta terrorista, que está en el nivel naranja, el segundo de cinco.

Sin embargo, el Departamento de Seguridad Nacional emitió ayer un comunicado en el que advierte de que los viajeros pueden observar un incremento en las medidas para "mejorar la seguridad en los vuelos domésticos e internacionales".

Los pasajeros que permanecían en el interior del vuelo describieron momentos de pánico cuando el sospechoso intentó activar el artefacto y se produjeron algunas llamaradas en el interior de la cabina.

Uno de los pasajeros, Elias Fawaz, dijo a la cadena WDIV que oyó como "la explosión de un globo" y que después empezó a oler a humo.

Otro de los viajeros intentó apagar con una manta las llamas que se produjeron en el asiento del sospechoso, quien aparentemente logró pasar los controles al llevar adherido a sus piernas parte del material que iba a utilizar para activar el artefacto.

Ya en el avión, empleó una jeringuilla para mezclar los productos químicos que portaba, y que eran algunos polvos y líquido.

El vuelo pudo aterrizar con normalidad en su destino, si bien el aparato fue desviado a una zona remota del aeropuerto para ser inspeccionado.